Foto de referencia sobre frutas
Las frutas se caracterizan por aportan un alto contenido de vitaminas y minerales. - Foto: Getty Images

vida moderna

La fruta que ayuda a prevenir el Alzheimer y demencia senil: así se puede consumir

La Organización Mundial de la Salud recomienda cinco porciones de 80 gramos de frutas al día.

La demencia es una pérdida de las funciones mentales lo suficientemente graves como para afectar las actividades y la vida diaria, de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

De hecho, explicó que la forma más común de demencia entre personas mayores es la enfermedad de Alzheimer.

“El Alzheimer comienza lentamente. Primero afecta las partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje. Las personas con el mal pueden tener dificultades para recordar cosas que ocurrieron en forma reciente o los nombres de personas que conocen. Un problema relacionado, el deterioro cognitivo leve, causa más problemas de memoria que los normales en personas de la misma edad. Muchos, pero no toda la gente con deterioro cognitivo leve, desarrollarán Alzheimer”, explicó Medline Plus.

Además, agregó que “con el tiempo, los síntomas del Alzheimer empeoran. Las personas pueden no reconocer a sus familiares. Pueden tener dificultades para hablar, leer o escribir. Pueden olvidar cómo cepillarse los dientes o peinarse el cabello. Más adelante, pueden volverse ansiosos o agresivos o deambular lejos de su casa. Finalmente, necesitan cuidados totales. Esto puede ser muy estresante para los familiares que deben encargarse de sus cuidados”.

Dicho lo anterior, el portal Cocina Fácil reveló que la manzana es una buena fruta para prevenir el Alzheimer y demencia senil, pero es importante señalar que ningún tratamiento puede detener la enfermedad.

Asimismo, el portal portugués de salud, nutrición y bienestar Tua Saúde reveló que “la manzana contiene flavonoides, como la quercetina, que tienen acción antioxidante y antiinflamatoria, los cuales protegen las células del sistema nervioso central contra los radicales libres y evitan la inflamación del cerebro, mejorando la memoria y previniendo enfermedades, como la demencia y el Alzheimer”.

Respecto al consumo, el portal portugués señaló que “la manzana es una fruta con un sabor que varía entre dulce y ácido y puede ser consumida al natural, preferentemente con su cáscara, durante el desayuno, como postre o entre medio de las comidas”.

Adicionalmente, indicó que “la manzana se puede comer en su forma deshidratada junto a la granola y el yogur o utilizar en preparaciones, como jugos, ensaladas, vinagretas y compotas. Además de eso, la manzana se usa para preparar vinagre y su cáscara también sirve para hacer infusiones”.

De todos modos, antes de consumir algún alimento, lo primero que hay que hacer es consultar al médico tratante o a un nutricionista para que sea este quien guíe el proceso e indique qué es lo más adecuado para cada persona, pues las anteriores recomendaciones no son las indicadas para todas las personas, ya que la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.

Por su parte, existen hábitos saludables que pueden ayudar a prevenir la enfermedad y la entidad sin ánimo de lucro señaló en su portal web que escuchar música es uno de ellos, pues “las investigaciones sugieren que escuchar o cantar canciones puede proporcionar beneficios emocionales y conductuales en personas con enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia”.

De igual forma, los expertos recomiendan llevar una alimentación de productos frescos, aceites saludables y alimentos bajos en grasas saturadas, como la dieta mediterránea, pero antes de empezar con alguna dieta se debe consultar a un experto de la salud para que este sea quien guíe e indique qué es lo más indicado para cada persona.

Asimismo, “los estudios demostraron que participar en eventos sociales, leer, bailar, jugar juegos de mesa, crear arte, tocar instrumentos musicales y otras actividades que requieren un compromiso mental y social ayudan a conservar las capacidades intelectuales en la edad adulta y reducen el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer”, señaló la entidad sin ánimo de lucro en su portal web.