Manzana
El consumo de frutas y verduras por persona debería ser cinco porciones de estas (mínimo 400 gramos por día). - Foto: Getty Images

vida moderna

Colesterol alto: estas frutas ayudan a equilibrar los niveles de forma natural

El nivel alto de colesterol no tiene síntomas y un análisis de sangre es la única manera de detectarlo.

El colesterol es una sustancia cerosa y parecida a la grasa que se encuentra en todas las células del cuerpo, pues se necesita para producir hormonas, vitamina D y sustancias que ayudan a digerir los alimentos, de acuerdo con Medline Plus, web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Además, Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, explicó que con el colesterol alto es posible que se formen depósitos grasos en los vasos sanguíneos y con el tiempo, estos depósitos crecen y hacen que sea más difícil que fluya suficiente sangre a través de las arterias. A veces, esos depósitos pueden romperse de repente y formar un coágulo que causa un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

El colesterol alto puede heredarse, aunque suele ser el resultado de la elección de un estilo de vida poco saludable, como por ejemplo, comer muchas grasas dañinas. La grasa saturada se encuentra en algunas carnes, productos lácteos, chocolate, productos horneados y alimentos procesados y fritos. Comer estas grasas puede elevar el colesterol malo (LDL).

Por tal razón, el portal “Mejor con Salud” reveló que las algunas frutas que ayudan a equilibrar los niveles de forma natural son: el aguacate, , pues si se consume de forma adecuada con un buen plan alimenticio este aporta vitaminas como la A, C, E y B1, y minerales como el calcio, el hierro, el magnesio y el zinc, que ayudan a que el cuerpo humano tenga un buen funcionamiento.

La segunda fruta es la toronja, ya que un estudio publicado en el Journal of Agricultural and Food Chemistry, reveló que este alimento reduce los niveles de colesterol en el cuerpo, ya que es una de las frutas con más vitaminas y minerales.

El zumo de naranja natural es la tercera recomendación, porque contiene una sustancia llamada esteroles que ayuda a reducir el colesterol total y el LDL; con frecuencia llamado colesterol “malo”.

Las fresas también son ideales para reducir el colesterol, ya que se trata de un fruta rica en antioxidantes y minerales como manganeso, magnesio y potasio, tiene vitamina C, B2, B3 y ácido fólico y según una investigación de la Universidad Politécnica delle Marche, en Italia, incluir 500 gramos de fresas a la dieta diaria puede reducir la cantidad total de colesterol y los niveles de lipoproteínas de baja densidad (LDL o colesterol malo).

Asimismo, las manzanas también ayudan a equilibrar los niveles de colesterol de forma natural, ya que tiene pectina, una sustancia que se encuentra en la pulpa y que podría tener beneficios en los niveles de colesterol en la sangre, pues según investigaciones del nutricionista estadounidense, Arjmandi, el consumo de manzana disminuye el ‘colesterol malo’.

Hay que señalar que de acuerdo con la Fundación Española de la Nutrición (Anibes), consumir frutas es fundamental para prevenir enfermedades, ya que estas contienen nutrientes esenciales para el organismo como fibra y minerales.

De hecho, el consumo de frutas y verduras por persona debería ser cinco porciones de estas (mínimo 400 gramos por día), pero en la mayoría de los países del mundo aún no alcanza el mínimo diario recomendado por la FAO y la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS).

Por su parte, la biblioteca de salud señaló que hay muchos tipos de colesterol y los siguientes son los más nombrados:

  • Colesterol total: todos los colesteroles combinados.
  • Lipoproteína de alta densidad (colesterol HDL); con frecuencia llamado colesterol “bueno”.
  • Lipoproteína de baja densidad (colesterol LDL); con frecuencia llamado colesterol “malo”.

De hecho, indicó que los niveles de colesterol son:

  • Deseable: Menos de 200 mg/dL.
  • Límite superior del rango normal: Entre 200 y 239 mg/dL.
  • Alto: 240 mg/dL o más.