A modern woman is unpacking purchases, pulling products out of a string bag. Concept of eco-friendly behavior, the use of reusable bags and concern for the environment
El cuerpo necesita una alimentación balanceada y saludable, y esta debe tener proteínas, grasas y carbohidratos. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Cómo mejorar la memoria: 16 alimentos que no pueden faltar en la dieta

La edad y la falta de sueño pueden afectar la memoria y la concentración.

La memoria es el proceso de almacenamiento para luego recordar la información, y hay diferentes tipos de memoria. La memoria de corto plazo que almacena información por unos pocos segundos o minutos y la memoria de largo plazo, que es la que almacena por un período más largo de tiempo, de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

No obstante, es común que con el envejecimiento se generen ciertos problemas de memoria, así como una ligera disminución de otras habilidades de razonamiento, pero hay una diferencia entre los cambios normales en la memoria y la pérdida de memoria asociada con la enfermedad de Alzheimer y los trastornos relacionados, de acuerdo con Mayo Clinic, la entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Por ende, la entidad recomendó seguir una alimentación balanceada, ya que esto es bueno para el cerebro y para el corazón. La entidad recomienda comer frutas, verduras y granos integrales, elegir fuentes de proteína bajas en grasa, como pescado, frijoles y carne de pollo sin piel. Asimismo, señaló que el alcohol puede causar confusión y pérdida de memoria, al igual que el consumo de drogas.

Otros alimentos recomendados son: mango, uvas, plátano, peras, legumbres como las lentejas, frutos secos como los anacardos, acelgas, lácteos, entre otros.

Sobre la misma línea, el portal ‘Psicología y Mente; reveló los alimentos que no pueden faltar en la dieta para mejorar la memoria:

1. Aguacates.

2. Chocolate negro.

3. Arándanos o bayas.

4. Café.

5. Nueces.

6. Aceite de coco.

7. Brócoli.

8. Salmón y otros pescados azules.

9. Cúrcuma.

10. Aceite de oliva.

11. Huevos.

12. Té verde.

13. Espinacas.

14. Tomate.

15. Semillas de calabaza.

16. Granos enteros.

De todos modos, al igual que con cualquier alimento que se quiera incluir en la dieta diaria, es importante consultar al médico tratante o a un nutricionista sobre cuál es la mejor manera de consumir y si las condiciones médicas ya existentes no son un impedimento para beneficiarse de todas las propiedades de las alimentos nombrados.

Sobre la misma línea, otras recomendaciones de Mayo Clinic para mejorar la memoria son:

1. Realizar actividad física, ya que es importante realizar ejercicio al menos 30 minutos diarios, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), pues esto aumenta el flujo sanguíneo al cuerpo entero, incluso al cerebro y ayuda a mantener la memoria activa.

Además, las personas con un nivel insuficiente de actividad física tienen un riesgo de muerte entre un 20 % y un 30 % mayor en comparación con las personas que alcanzan un nivel suficiente de actividad física.

2. Mantenerse activo mentalmente, porque así como hay que ejercitar el cuerpo, hay que ejercitar la mente con actividades que estimulen el cerebro y lo mantengan en forma. Para hacerlo, la entidad recomienda hacer crucigramas, jugar bridge, tomar caminos diferentes cuando conduzca, tocar algún instrumento, entre otros.

3. Socializar regularmente, pues esto previene la depresión y el estrés, que pueden contribuir a la pérdida de la memoria.

4. Organizar, ya que el escribir las citas, tareas o eventos ayudará a recordar más fácilmente. Además, Mayo Clinic, recomienda evitar las distracciones y no hacer demasiadas cosas a la vez. “Si se concentra en la información que está tratando de retener, es más probable que la recuerde más tarde. También puede ser útil relacionar lo que está tratando de retener con una de sus canciones favoritas u otro concepto familiar”, señaló.

5. Dormir bien, porque esto ayuda a consolidar los recuerdos de modo que se puedan recordar más adelante. La mayoría de los adultos necesitan de siete a nueve horas de sueño por día.