Tendencias
Concept with Health care And Medicine. black and white
La inflamación intestinal puede causar dolor, náuseas y diarrea. - Foto: Getty Images/iStockphoto

salud

¿Cómo prevenir problemas inflamatorios intestinales?

Algunos síntomas de estas molestias pueden ser diarrea, úlceras con hemorragia, dolor de estómago, cólicos e inflamación.

La enfermedad intestinal inflamatoria es un nombre que se utiliza para describir distintos trastornos que presentan inflamación crónica del tracto digestivo, el cual comprende la boca, el esófago, el estómago, el intestino delgado y el intestino grueso.

El portal Healthline explica que este es el responsable de descomponer los alimentos, extraer los nutrientes y eliminar cualquier material que no se utiliza y los desperdicios. La inflamación en cualquier lugar interrumpe este proceso normal, lo que puede generar dolor y molestia y en algunos casos, incluso puede ser fatal.

Los principales tipos de esta enfermedad son la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. La primera se presenta con inflamación y llagas (úlceras) en el recubrimiento superficial del intestino grueso (colon) y el recto; mientras la segunda, se caracteriza por la inflamación del recubrimiento del tracto digestivo, generalmente sus capas más profundas, indica la Clínica de Mayo.

Algunos de los síntomas que generan estas enfermedades, dependiendo de la ubicación y gravedad de la inflamación, pero pueden incluir:

- Diarrea, que ocurre cuando las partes afectadas del intestino no pueden reabsorber el agua.

- Úlceras con hemorragia, que pueden causar que la sangre aparezca en las heces (hematoquecia).

- Dolor de estómago, cólicos e inflamación debido a la obstrucción intestinal.

- Pérdida de peso y anemia, que puede causar retraso en el crecimiento o desarrollo de los niños.

Adicionalmente, algunas personas con estas enfermedades pueden presentar síntomas fuera del intestino como dolor en las articulaciones, problemas circulatorios como la flebitis, osteoporosis, retraso en el crecimiento, úlceras en la boca, problemas en la piel, conjuntivitis y problemas en los riñones o el hígado, entre otros.

Se desconoce la causa exacta de la enfermedad intestinal inflamatoria, pero es posible que obedezca al mal funcionamiento del sistema inmunológico. Cuando éste intenta combatir una bacteria o un virus invasor, se produce una respuesta anormal que hace que el sistema inmunológico también ataque las células del tubo digestivo, precisa el portal especializado Cinfasalud.

¿Cómo prevenirlos?

Para prevenir estas enfermedades, los expertos hacen algunas recomendaciones:

- Seguir una dieta completa y equilibrada. Es crucial para evitar la desnutrición y las carencias de nutrientes. En general, cuando se presentan estos ataques se puede comer normal, solo se deben evitar los alimentos que se observe que aumentan los síntomas. Por ejemplo, si se presenta diarrea, lo conveniente es eliminar la fibra.

- Comer pequeñas porciones y con mayor frecuencia. Realizar al menos cuatro o cinco ingestas al día y acordarse de masticar bien y despacio los alimentos.

- Eliminar el tabaco. Es recomendable dejar este hábito, debido a sus efectos nocivos en general para la salud.

-Controlar el estrés. Los problemas intestinales pueden empeorar si no se maneja el estrés en circunstancias y momentos problemáticos. Aprender técnicas de relajación, meditación o practicar disciplinas como el yoga o el tai chi pueden resultar útiles para mejorar la calidad de vida, indica el portal Salud Digital.

- Comer más frutas y productos integrales: Incrementar el consumo de frutas, cereales integrales y vegetales es ideal para mejorar la condición intestinal

- Moderar el consumo de grasas, productos derivados de la leche e irritantes del aparato digestivo como café, tabaco, picante, alcohol y bebidas gaseosas.

Dolor de estómago: Estas son las frutas que ayudan a aliviarlo
Las enfermedades de inflamación intestinal pueden ser incapacitantes. - Foto: Getty Images

- Beber abundante agua simple.

- No ingerir alimentos en lugares con higiene deficiente, con el fin de evitar el contagio de bacterias y parásitos perjudiciales.

- Evitar el uso durante un largo plazo de medicamentos que puedan irritar el estómago.

- No pasar periodos largos de ayuno.

- Evitar ciertos medicamentos. La recomendación de los especialistas es no tomar ácido acetilsalicílico (aspirina), ni fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como el ibuprofeno y el naproxeno sódico porque pueden ser lesivos para el sistema digestivo.

Si bien estas pautas pueden ayudar a prevenir y aliviar, de acuerdo con los expertos, es importante acudir a tiempo al médico para tratar estas condiciones, pues sólo él podrá indicar exactamente lo que debe hacerse en un caso específico.