vida moderna

¿Cómo tener un cerebro saludable? Especialista de Harvard responde

La doctora enfatiza en que primordialmente se debe tener una dieta balanceada.


El cerebro es el órgano más graso de todo el cuerpo y el que más pesa, además de ser uno de los más importantes, pues desde allí se envían al resto del organismo todas las acciones que deben ejecutarse desde las distintas partes.

Es por ello que se necesita que este siempre esté en óptimas condiciones, pues garantizará una mejor salud, independientemente de la edad que tenga una persona.

Así las cosas, la doctora Uma Naidoo, psiquiatra nutricional, quien se desempeña como directora de psiquiatría nutricional y de estilo de vida en el Hospital General de Massachusetts y es miembro activa en la facultad de la Escuela de Medicina de Harvard, publicó un artículo en el portal CNBC en donde reveló cuál es la vitamina que ayuda al cerebro a mantenerlo joven, citando una investigación de la Universidad Estatal de Detroit.

Según un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad Estatal Wayne, en Detroit, Estados Unidos, titulado ‘Deficiencia de vitamina B 12 y depresión en ancianos’ se encontró que la ausencia del complejo de vitaminas B, está comúnmente relacionado con enfermedades como depresión, demencia, trastornos del desarrollo del sistema nervioso central, trastornos del estado de ánimo y anemia megaloblástica, entre otros.

“Una deficiencia de vitamina B12, como causa de problemas cognitivos, es más común de lo que pensamos, especialmente entre los ancianos que viven solos y no se alimentan adecuadamente”, expresó Rajaprabhakaran Rajarethinam, psiquiatra y autora principal del estudio.

Nutrientes para el cerebro
Los nutrientes para el cerebro están presentes en alimentos verdes, legumbres y huevo, entre otros. - Foto: Getty Images

Asimismo, afirma que la vitamina B1 o Tiamina es indispensable para las funciones básicas de las células y el metabolismo de los nutrientes que proporcionan energía, lo que significa que el cerebro “necesita el apoyo de la tiamina para prevenir las deficiencias que pueden conducir a problemas neurológicos más adelante”.

De otro lado, la vitamina B2, también llamada riboflavina, actúa como “ayudante de las enzimas de nuestras células que llevan a cabo reacciones importantes, como en el cuerpo y el cerebro. También ayuda al crecimiento de las células, a la producción de energía y a la descomposición de grasas y materiales externos como los medicamentos”, revela la investigación.

Mientras que la vitamina B3, conocida como niacina, “trabaja con más de 400 enzimas para producir materiales como el colesterol y la grasa necesarios en el cuerpo, y para convertir la energía para todos los sistemas de órganos. La niacina es también un antioxidante, que ayuda a reducir el exceso de inflamación”.

De igual manera, la vitamina B5, o ácido pantoténico, es “esencial para fabricar un compuesto molecular llamado coenzima A, que ayuda a las enzimas del cuerpo a construir y descomponer los ácidos grasos para obtener energía. También ayuda a nuestras células a generar proteínas transportadoras de acil, ayudando a producir las grasas necesarias”.

El cerebro es principalmente graso, como se mencionó, “por lo que el ácido pantoténico es una de las vitaminas más importantes para la salud del cerebro”. Así como las vitaminas B6, B7, B9 y B12, que facilitan la comunicación entre células, la desintoxicación entre las mismas, formación de glóbulos rojos, entre otros, respectivamente.

Por lo cual, la doctora Uma, en su artículo, recomienda consumir huevos, yogur, legumbres como lentejas, garbanzos, semillas de girasol, y verduras de hojas verdes como las espinacas, acelgas, etc., ya que en todos estos alimentos están presentes el conjunto de las B, y serán las encargadas de hacer que el funcionamiento del cuerpo sea óptimo a cualquier edad.