mascotas

Consejos de limpieza para mantener controlada la alergia a los gatos

Este tipo de alergia se genera por la exposición a las escamas muertas de la piel que pierde una mascota.


La alergia a alguna mascota es una reacción a proteínas que se encuentran en las células de la piel, la saliva o la orina de un animal. Los signos más frecuentes son la rinitis, estornudar y moquear.

No obstante, algunas personas también pueden experimentar signos del asma, como tener un silbido al respirar o dificultad para respirar, asegura la Clínica Mayo. Por lo general, la exposición a las escamas muertas de la piel (caspa) que pierde una mascota desencadena este tipo de alergia. Si bien cualquier animal que tenga pelos puede provocar este tipo de alergia, en la mayoría de los casos esta se asocia a perros y gatos.

Sin embargo, para desarrollar este tipo de afección, además de la predisposición genética, es necesario convivir con ellos para desarrollarla. Por esta razón, los alérgenos más comunes son los que proceden de los mencionados animales y se estima que afectan a cerca del 15 % de la población. En general, los gatos son más alergénicos que los perros, según indica una publicación la compañía de salud Sanitas.

Como la mayoría de las alergias, es posible que la que se genera hacia los gatos se presente desde temprana edad, pero también es probable que una persona la desarrolle con el paso de los años. Sin embargo, si un individuo presenta alergia a los gatos u otra mascota se pueden tener en cuenta algunos trucos o medidas de limpieza en el hogar que pueden ayudar, según el portal de Purina Latam.

Los gatos requieren que se les haga limpieza constante en su pelo. Foto: Ingimage
Los gatos requieren que se les haga limpieza constante en su pelo. Foto: Ingimage - Foto: Foto: Ingimage

1. Ropa y cobijas. Eliminar cualquier rastro de caspa de gato de la ropa es la mejor opción para comenzar con la limpieza, ya que con estos elementos se tiene mayor contacto que con otras áreas de la casa. Para limpiarla solo se requiere de agua caliente, dependiendo de las instrucciones de lavado de la prenda, y lo ideal es utilizar un detergente hipoalergénico.

2. Muebles. Para realizar una limpieza profunda será necesario pasar la aspiradora por todos los rincones del mueble; sin embargo, aspirar no será suficiente, un limpiador de vapor ayudará a que la limpieza sea más exhaustiva.

3. Pisos y paredes. El causante de la alergia se encuentra en el polvo, lo que significa que también se deben limpiar los pisos y lavar las paredes, dejando todo muy limpio. Pintar las paredes es una buena opción que brindará un plus contra la alergia. Existen pinturas especiales para evitar acumulación de polvo.

4. Limpiar al gato. Bañarlo cada semana podría generarle problemas de salud, por lo que lo aconsejable es aplicar lociones sobre su pelo que ayudan a reducir considerablemente la caspa y su liberación al ambiente.

5. Abrir las ventanas y cortinas. El sol y el aire fresco pueden ser buenos aliados para mantener a raya a los alérgenos que los gatos producen. No obstante, es importante colocar accesorios de seguridad en las ventanas y puertas para evitar que estas mascotas se escapen. Otra buena opción es un purificador de aire, indica el portal de salud Mapfre, de México.

Perro y gato
Los perros y gatos pueden generar alergia en las personas - Foto: Getty Images

6. Guardar las alfombras. En cuanto a las alfombras, lo más conveniente es guardarlas. Aunque su limpieza puede resultar sencilla, son las que más rastros de caspa de gato acumulan, por lo que no se recomiendan para quienes sufren de alergias.

Incluso es posible que una ronda de limpieza en algunos objetos u accesorios no sea suficiente para eliminar todos aquellos agentes causantes de alergia, por lo que se debería considerar la posibilidad de cambiar aquellos objetos en los que no sea posible realizar limpieza profunda.

Aunque los síntomas de la alergia puede que no se vayan completamente, se pueden disminuir con estos simples consejos de limpieza en el hogar, pues es en los objetos y elementos donde se encuentran los alérgenos causantes de los estornudos, rinitis, tos y molestias en la nariz.