vida moderna

¿Cuál es la comida más lenta para digerir?

Es importante tener una dieta balanceada para el bienestar integral del cuerpo humano.


De acuerdo con los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés) la digestión es un proceso importante debido a que el cuerpo necesita los nutrientes de los alimentos y bebidas para su óptimo funcionamiento.

No existe un tiempo específico para todas personas, sino que puede variar en cada organismo. Según explican los expertos de Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, luego de que se ingieren los alimentos, pueden durar alrededor de seis a ocho horas en pasar por el estómago y el intestino delgado.

Después, “Los alimentos entran en el intestino grueso (colon) para una mayor digestión, absorción de agua y, finalmente, eliminación de los alimentos no digeridos. La comida tarda unas 36 horas en moverse por todo el colon. En general todo el proceso, desde que se ingiere la comida hasta que sale del cuerpo en forma de heces, tarda de dos a cinco días, según el individuo”, detalla la entidad de salud.

El tipo de alimentación que se tenga es un factor clave. La nutricionista Fátima Branco explicó al diario La Vanguardia que es importante identificar cuáles son los alimentos que causa indigestión y aquellos que deben ser consumidos moderadamente. Aunque “cada persona es un mundo y no a todos les cuesta lo mismo digerir determinados alimentos”, según la experta, existen varios alimentos que pueden dificultar el proceso de digestión.

  1. Huevo: de acuerdo con l experta digerir el huevo puede ser un proceso difícil cuanto más cuajada esté la yema, debido a que la grasa se concentra allí.
  2. Fritos: este tipo de comidas generalmente son difíciles de digerir. La nutricionista recomienda no comer fritos fuera del hogar, pues en algunas ocasiones el aceite es reutilizado varias veces e incorrectamente.
  3. Mantequilla: quienes tienen niveles de colesterol elevado deben moderar su consumo. Según explica La Vanguardia la grasa se digiere y metaboliza en forma de triglicéridos. El estómago toma más tiempo para digerirla que otros tipo de alimentos.
  4. Leche: este es un alimento con un contenido nutricional alto. Branco señala que con el paso del tiempo las enzimas que ayudan a digerir correctamente la lactosa disminuyen su actividad. Por este motivo, con la edad tomar leche puede causar indigestión y malestar.
  5. Lechuga: cuando se consumen las verduras se contribuye a la producción de gases. Por eso se debe tener en cuenta que alimentos de hojas deben ser consumidos preferiblemente cocidos. En el caso de la lechuga la experta aconseja acompañarla con alimentos de fácil digestión para que el organismo no haga tanto esfuerzo, pues en algunas personas este verdura causa indigestión habitualmente.

Enfermedades digestivas

Según indica Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, hay diferentes tipos de afecciones digestivas. En caso de presentar los siguientes síntomas, es importante consultar a un médico:

  • Sangre en las heces.
  • Cambios en los hábitos intestinales.
  • Dolor abdominal severo.
  • Pérdida de peso sin explicación alguna, es decir, no se están realizando acciones enfocadas en ese objetivo.
  • Acidez que no mejora con antiácidos.

Colon irritable

En la actualidad, son pocos los casos en los que los síntomas son graves y los cuales merecen un tratamiento especial para mejorar el estado de salud. Para los casos comunes, se puede controlar el problema a través de cambios en la alimentación y en el estilo de vida de los pacientes.

Síntomas:

  • Dolor abdominal: esta es una de las señales principales que alertan sobre el estado del intestino. Aunque es normal sentir pesadez y llenura después de haber comido una ingesta grande, que se convierta en algo persistente lo convierte en algo preocupante.
  • Hinchazón: a veces, las personas se sienten hinchadas a pesar de no haber comido nada. Esa sensación es un signo de alerta que implica que hay algo que está afectando al colon.
  • Diarrea.
  • Cólicos y estreñimiento: si al momento, o antes de la deposición, se presentan cólicos, es importante visitar a un médico para conocer qué está pasando en el intestino grueso.
  • Cambios en el aspecto de las deposiciones.
  • Cambios en la frecuencia para expulsar las heces fecales.
  • Mucosidad blanca en las heces.