vida moderna

¿Cuáles son los beneficios del ajo para proteger el cerebro y combatir el Alzheimer?

El ajo tiene propiedades antifúngicas y antimicrobianas.


La enfermedad de Alzheimer es un trastorno cerebral que destruye lentamente la memoria y la capacidad de pensar y, con el tiempo, la habilidad de llevar a cabo las tareas más sencillas, de acuerdo con el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento, que es parte de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

Además, según Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, los signos tempranos de la enfermedad incluyen el olvido de eventos o conversaciones recientes.

De hecho, explicó en su portal web que a medida que la enfermedad progresa, una persona con enfermedad de Alzheimer presentará un grave deterioro de la memoria y perderá la capacidad para llevar a cabo las tareas cotidianas.

Así las cosas, las personas con enfermedad de Alzheimer pueden exhibir las siguientes conductas:

  • Repetir afirmaciones y preguntas una y otra vez.
  • Olvidarse de conversaciones, citas o eventos, y no recordarlos después.
  • Colocar sistemáticamente objetos personales en el lugar equivocado, a menudo en lugares absurdos.
  • Perderse en sitios que ya conocen.
  • Olvidarse de los nombres de familiares y objetos de uso cotidiano.
  • Tener problemas para identificar objetos con las palabras correctas, expresar pensamientos o participar en conversaciones.

De igual forma, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, señaló que el Alzheimer suele comenzar después de los 60 años y el riesgo aumenta a medida que la persona envejece, pero el riesgo es mayor si hay personas en la familia que tuvieron la enfermedad.

Por tal razón, el portal Cuerpo Mente reveló que el ajo es ideal para prevenir la enfermedad, ya que previene el envejecimiento del cerebro, pero es importante señalar que esta es una enfermedad que no se puede prevenir. Sin embargo, se puede modificar un número de factores de riesgo en el estilo de vida para la enfermedad.

Adicional, la Fundación Española de la Nutrición (FEN) explicó que el ajo es fuente de minerales como el yodo, fósforo, potasio y vitaminas como la vitamina B6.

Además, reveló que las propiedades del ajo están basadas sobre todo en los componentes sulfurados que contiene (alicina, alil/dialil sulfidos).

De igual forma, los efectos que produce el ajo parecen manifestarse, sobre todo, cuando este se ingiere crudo. Sin embargo, ciertos autores señalan que mantiene sus propiedades tras el proceso de fritura o cocción.

No obstante, de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, es fundamental reducir la ingesta de ajo en personas con problemas estomacales o digestivos, ya que podría llegar a producir irritación del tracto gastrointestinal.

Además, Medline Plus también advierte que el ajo, especialmente fresco, podría aumentar el sangrado. Por ello, recomiendan dejar de tomarlo al menos dos semanas antes de un procedimiento quirúrgico. Asimismo, los pacientes sometidos a tratamiento anticoagulante deben vigilar su consumo, ya que puede elevar el riesgo de sangrado.

Por su parte, las opciones para un estilo de vida saludable para el corazón que pueden reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer incluyen las siguientes:

  • Hacer ejercicio en forma regular. Las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para los niños y adolescentes.
  • Llevar una alimentación de productos frescos, aceites saludables y alimentos bajos en grasas saturadas, como la dieta mediterránea, pero antes de empezar con alguna dieta se debe consultar a un experto de la salud para que este sea quien guíe e indique qué es lo más indicado para cada persona.
  • Seguir las pautas de tratamiento para controlar la presión arterial alta, la diabetes y el colesterol alto.
  • Deja de fumar.