vida moderna

¿Cuántas veces al día se puede consumir cúrcuma?

Este es un condimento lleno de vitaminas y minerales beneficiosos para el cuerpo.


La cúrcuma es un condimento procedente de la India, en donde se ha usado desde hace siglos en diversos platos. Esta especia es amarilla y además de brindar color, aporta al cuerpo un sinfín de propiedades beneficiosas.

Es rica en antioxidantes, fibra dietética, vitaminas C, E y K, niacina, sodio, calcio, potasio, cobre, magnesio, hierro y zinc, todos elementos clave para el cuerpo humano.

Debido a que la cúrcuma puede ser ingerida en diversas formas, los expertos de Mejor con Salud han señalado que existe una cantidad máxima de consumo de esta especia. Pues a pesar de ser muy saludable, puede tener otras contraindicaciones según cada persona.

En ese sentido, los expertos señalan que la cantidad máxima recomendada es de 8 gramos al día en personas adultas. Además, su consumo se puede diversificar al espolvorearla en comidas, crear salsas o beber en té, teniendo en cuenta no superar la cantidad diaria.

Por otro lado, no se recomienda su consumo sin supervisión, especialmente durante el embarazo, pues podría causar estimulación del útero y estimular el flujo menstrual.

Qué beneficios tiene la cúrcuma:

Alivia el dolor:

Otro de los beneficios de esta planta es que alivia el dolor. Según un estudio publicado en Annals of Internal Medicine, la cúrcuma fue más eficaz para minimizar el dolor de rodilla por artrosis de los 70 pacientes que participaron en la investigación.

Adicionalmente, se trata de un producto que tiene capacidades antioxidantes. El efecto antioxidante de la cúrcuma parece ser tan poderoso que puede evitar que las toxinas generen afectaciones en órganos como el hígado. Esta podría ser una buena noticia para las personas que toman medicamentos fuertes para la diabetes u otras afecciones de salud.

Combate la depresión:

Por otro lado, de acuerdo con el grupo Sanitas España, esta especia estimula el sistema nervioso, activa el sistema inmunitario y despierta el estado de ánimo. “Por esta razón, es muy utilizada en personas con depresión estacional o emocional, así como con otros trastornos relacionados”, añade el grupo de salud.

Asimismo, es ideal para aliviar el malestar estomacal, ya que tiene propiedades antiinflamatorias. “Los principios activos de esta especia favorecen la producción de jugos gástricos y pancreáticos, lo que ayuda a su vez a equilibrar el pH de estos órganos”, explica Sanitas España.

La cúrcuma ayuda a mitigar el hormigueo, ya sea en una preparación casera como una crema o como suplemento. Foto: GettyImages.
La cúrcuma ayuda a mitigar el hormigueo, ya sea en una preparación casera como una crema o como suplemento. Foto: GettyImages. - Foto: Foto GettyImages.

Cuida la salud cardiovascular:

Otro de los beneficios de la cúrcuma son sus propiedades cardioprotectoras, por eso, al consumirla frecuentemente trata y previene el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, pero esto no es todo, sino que también ayuda a reducir el colesterol malo y los triglicéridos.

Asimismo, Sanitas explicó que gracias a la ‘curcumina’, la cúrcuma es un excelente tónico biliar. Incluso, el resto de sus componentes hepatoprotectores sirven como coadyuvantes para eliminar piedras en la vesícula biliar y favorecer el drenaje hepático. Al tener propiedades antiinflamatorias es recomendada para personas con ictericia, cirrosis hepática y trastornos de vesícula.

Cómo preparar el té de cúrcuma:

El portal Mejor con salud reseñó una receta para preparar el té de cúrcuma y así recibir los beneficios de esta infusión.

Ingredientes:

- 4 tazas de agua.

- 1 cucharadita de cúrcuma en polvo.

- Una pizca de pimienta negra.

- Limón o lima en rodajas.

- Pizca de jengibre.

Preparación:

Lo primero que debe hacer es calentar el agua hasta que hierva y cuando esto suceda añada la cúrcuma, la pizca de pimienta y el jengibre.

Después, espere cinco minutos y use un colador para eliminar los trozos de jengibre y que la infusión quede sin aderezos.

Posteriormente, sirva e introduzca en el vaso las rodajas de limón.

Sin embargo, si desea consumir la infusión fría deje reposar la bebida a temperatura ambiente y cuando esté climatizada añada un par de hielos y consuma.