ambiente laboral

El nuevo viajero de negocios

La pandemia también ha cambiado el perfil de los turistas corporativos. Ahora quieren mejor precio, alta comodidad y buena ubicación.


Para nadie es un secreto que la pandemia cambió la manera como la gente labora. Mucho se ha escrito sobre el trabajo remoto, las reuniones por Zoom y la importancia de la calidad de vida. Pero de todos, hay un cambio que ha pasado desapercibido. Se trata del “viajero de negocios” un concepto que ha sufrido una profunda transformación en los últimos años, en parte porque el mundo empresarial está cambiando.

Una de las transformaciones más visibles es que viajar por negocios ya no es exclusivo de los altos ejecutivos o dueños de grandes empresas, sino que esta categoría hoy incluye a muchos trabajadores independientes y emprendedores, dueños de pymes o a empleados en cargos medios de las compañías. Según el Banco Mundial, este nuevo emprendedor y viajero de negocios ha aumentado considerablemente en América Latina y tiene mayor presencia en México, Perú, Colombia, Chile y Argentina.

Según Andrés Medina, director de Marketing y Comunicaciones de Ayenda Hoteles, una empresa que ofrece soluciones para estos viajeros, entre sus necesidades está usar sus recursos de manera eficiente. A la par con ahorro de dinero quieren ahorrar tiempo por medio de tecnología. Su mentalidad de trabajo se puede resumir en el lema “trabajar de manera inteligente, pero no intensa”, así como “invertir su dinero de manera estratégica”.

“Nos dimos cuenta de que cuando se abrió la economía, durante la pandemia, los primeros en reanudar los viajes fueron los viajeros corporativos. Notamos que el ejecutivo de alto nivel dejó de viajar porque podía optimizar su tiempo desde su casa y muchas reuniones las siguió manejando sin viajar. Pero vimos que había cargos que no podían dejar de viajar y para los cuales eran relevantes otras variables”.

Hoteles Ayenda
Los hoteles que hoy se adaptan a este nuevo viajero son comodos, sencillos, bien ubicados y a buen precio. - Foto: Hoteles Ayenda

Este nuevo viajero no necesitaba piscina porque iba de trabajo. Por lo tanto, ese servicio no era necesario y no había necesidad de pagar por ello. Lo mismo sucedía con el gimnasio y con el restaurante. “Este viajero corporativo quería era precio, ubicación (cerca de su zona de trabajo) y buena higiene (por la covid-19)”. Además de esto, se dio cuenta de alternativas al buscar economía en estos viajes en las aplicaciones para gestionar reservas de hotel.

Ante estas nuevas demandas del mercado, las opciones de hospedaje en Latinoamérica también han innovado. Ahora la tendencia es ofrecer alojamientos con altos estándares de calidad, pero a precios más cómodos y mediante un sistema de reservas amigable que va de la mano de la tecnología. De esta forma el viajero paga por lo que realmente necesita y puede reservar de manera rápida sus viajes. En otras palabras, el viajero de negocios ya no tiene que estar en un ‘resort’ de cinco estrellas, sino que puede ir a hoteles muy cómodos, pero enfocados en el trabajo y a una tarifa mucho más acorde con su bolsillo.

Estos son algunos de los cambios de los hoteles para ajustarse al nuevo viajero.

  • Reservas por canales directos

Realizar una reservación por plataformas como Booking o Airbnb no es la alternativa porque así el hotel debe pagar una comisión, lo cual aumenta el costo de la noche de alojamiento, a diferencia de cuando se hace de manera directa con el hotel que se encuentra con las tarifas más bajas. Las empresas hoteleras hoy están desarrollando sus propias aplicaciones móviles para ofrecer descuentos especiales a sus usuarios y promover las reservas por sus canales directos. Las nuevas demandas del turismo de negocio incluyen el uso de la tecnología, tanto para hacer la experiencia del usuario más amigable como para encontrar las mejores tarifas fácilmente.

  • El valor de la cadena hotelera

Las cadenas de hoteles están tratando de fidelizar a sus clientes como lo han hechos las aerolíneas. De esta manera, si la persona viaja por trabajo con frecuencia a diferentes destinos, una buena opción es usar la misma cadena de hoteles, pues de esa forma acumulan puntos. Así mismo, tendrá múltiples alternativas de ubicaciones. En el caso de los viajes grupales por trabajo, por ejemplo, una cadena hotelera podrá resolver la logística de capacidad de alojamiento cuando el grupo es numeroso.

  • Negocie convenios corporativos

Otra de las ventajas de alojarse en una cadena hotelera es que el viajero puede acceder a un convenio corporativo cuando sus viajes o los de sus empleados son recurrentes o de larga estadía. Este tipo de convenios suelen incluir descuentos, beneficios exclusivos y hasta incentivos como tarifas especiales para los familiares de los trabajadores de una empresa.

Hoteles Ayenda
El nuevo viajero de negocios quiere ubicación estratégica para evitar tantos traslados. - Foto: Hoteles Ayenda
  • Ubicación estratégica

En un viaje de trabajo es importante alojarse cerca de la zona de influencia para ahorrar tiempo en traslados y reducir gastos extras. Si el viaje es relámpago, podría ser conveniente alojarse cerca del aeropuerto o terminal de buses, ya que estas zonas suelen tener un tráfico vehicular denso; pero si es un viaje de varios días, una buena idea es elegir una zona central, para aprovechar y disfrutar de los atractivos del lugar al terminar la jornada laboral. Con estos cambios, el nuevo viajero de negocios puede tener una buena experiencia en su estadía y, al mismo tiempo, invertir su dinero de manera efectiva. La clave está en hacer una correcta planificación, saber gestionar los gastos y elegir las plataformas adecuadas.