vida moderna

Entrenamiento muscular: así se puede recuperar el cuerpo después de entrenar

El descanso disminuye el riesgo de sufrir una lesión.


Luego de entrenar es importante descansar para que el cuerpo pueda recuperarse. Luego de ejercitarse, las proteínas de las fibras musculares sufren microdesgarros fisiológicos.

“Durante la fase de recuperación, el cuerpo va reparando esas pequeñas lesiones y es allí donde el músculo comienza a crecer. Es importante mencionar que la cantidad de fibras no cambia, sino que se modifica su forma y su grosor”, detalla Mejor con Salud.

Es fundamental, sin importar el tipo o la intensidad del ejercicio, descansar el músculo en la semana, pues este necesita entre 36 a 72 horas para recuperarse. Algunas personas tienen por costumbre entrenar el mismo músculo muchas veces a la semana y pueden lesionarse.

Con el descanso de cada músculo tendrás más rendimiento y, en consecuencia, exigirle más a tu cuerpo en los entrenamiento. El volumen de ejercicio irá incrementando y podrás aumentar masa muscular de manera natural. Sin que este volumen de trabajo crezca con el paso de las semanas, será imposible que los músculos se desarrollen porque la hipertrofia muscular está estrechamente vinculada con el aumento del entrenamiento y, por supuesto, para que el cuerpo asimile toda esta carga extra necesita reposar”, detalla el portal web Mundo Deportivo.

Además de que los músculos no crezcan, no descansar el músculo puede traer otras consecuencias para la salud. Algunas de estas son:

  • Resistencia a la insulina.
  • Problemas para procesar los carbohidratos correctamente.
  • Desequilibrios hormonales.
  • Problemas en la producción de glóbulos rojos y blancos.
  • Mayor riesgo de contraer infecciones.
  • Menor capacidad para cicatrizar.
  • Roturas musculares provocadas por un exceso de estrés en el músculo.
  • Alteraciones del ritmo cardíaco y de la presión arterial.

Recomendaciones

Mundo Deportivo señala varios consejos para tener en cuenta en el proceso de aumento de masa muscular:

  1. Es importante contar con una rutina de entrenamiento físico. Se debe consultar a un experto para que brinde la asesoría necesaria.
  2. Ser constante y disciplinado en la realización de las rutinas.
  3. Establecer objetivos a medio y largo plazo.
  4. Determinar cuáles serán los días de descanso en la semana para cada grupo muscular.
  5. Descansar y respetar las horas de sueño.

Beneficios del entrenamiento físico

Ejercitarse regularmente es una de las herramientas claves para el bienestar integral del cuerpo humano. Además de disminuir los síntomas de depresión y ansiedad, la actividad física “ayuda a prevenir y controlar las enfermedades no transmisibles, como las enfermedades cardíacas, los accidentes cerebrovasculares, la diabetes y varios tipos de cáncer. También ayuda a prevenir la hipertensión, a mantener un peso corporal saludable y puede mejorar la salud mental, la calidad de vida y el bienestar”, indica la Organización Mundial de la Salud.

Para la salud del corazón es un factor importante. Según indica la Fundación Española del Corazón,” más del 80% de las enfermedades cardiovasculares se podrían evitar si seguimos los hábitos adecuados. Entre ellos, hacer ejercicio con la suficiente frecuencia como para que nuestro organismo se beneficie. Por eso practicar deporte no es solo algo en lo que ocupar nuestro tiempo de ocio, sino también una herramienta clave contra la enfermedad cardíaca.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, se podrían evitar 5 millones de muertes al año si hubiera un mayor nivel de actividad física en el mundo. Los estudios muestran que las personas que tienen un nivel insuficiente de ejercicio tienen un riesgo de muerte entre un 20 % y 30 % mayor que aquellas que tienen un nivel suficiente.

Cabe resaltar que para ejercitarse no es necesario acudir a un centro deportivo como un gimnasio. Respecto a esto, la OMS explica que la actividad física hace referencia a cualquier tipo de movimiento, incluso el que se realiza durante el tiempo de ocio, como caminar a la oficina, a la tienda, etc.