vida moderna

¿Es posible retrasar el envejecimiento naturalmente?

Hay quienes anhelan la posibilidad de disfrutar por más tiempo de la vida.


La idea de vivir por más tiempo, e inclusive la de la inmortalidad, ha estado presente en la historia de la humanidad desde hace miles de años. Buscar el elixir de la juventud y encontrar la fórmula mágica que permita conservar el buen estado del organismo conforme pasan los años ha sido el anhelo de quienes quieren seguir disfrutando de este mundo.

Ante la llegada de los primeros signos del envejecimiento, como las arrugas, los achaques en la salud, las líneas de expresión y los olvidos ocasionales, es normal que algunas personas se pregunten si pueden hacer algo al respecto y frenar tan solo un poco la vejez.

Si algo está claro es que este proceso es natural en el ser humano, por tanto no es posible evitarlo; sin embargo, hay quienes afirman que es posible ralentizar su curso manteniendo un estilo de vida saludable que propicie el bienestar tanto físico y emocional.

Senior couple looking at photos
Si algo está claro es que este proceso es natural en el ser humano, por tanto no es posible evitarlo; sin embargo, hay quienes afirman que es posible ralentizar su curso manteniendo un estilo de vida saludable que propicie el bienestar tanto físico y emocional. - Foto: Getty Images

Es decir, más que no volverse viejo nunca, la clave está en conservar al máximo las capacidades y el estado de salud que permitan seguir gozando cada minuto de la existencia. De acuerdo con la explicación de la Organización Mundial de la Salud, biológicamente el envejecimiento responde a cambios en el interior del organismo, donde se generan daños moleculares y celulares a medida que pasan los años, “lo que lleva a un descenso gradual de las capacidades físicas y mentales”.

Siguiendo la línea anterior, prevenir desde una edad temprana el deterioro del cuerpo es un primer paso para tener una buena adultez y mantenerse sano en dicha etapa. Los expertos coinciden en que la prioridad está en implementar buenos hábitos, como dormir lo necesario y comer balanceadamente.

Un artículo publicado por la sección de Alma, Corazón y Vida del diario El confidencial señala que la falta de descanso es uno de los factores de riesgo que deterioran la salud, especialmente tiene serias consecuencias sobre las funciones cerebrales.

“Es muy importante darle la oportunidad a tu sistema orgánico de que se reinicie cada noche”, afirma Scott Kaiser, geriatra de un hospital en Santa Mónica, California, referenciado por el medio.

Por su parte, la organización sin ánimo de lucro AARP añade que el descanso no solo es importante durante las noches, sino que también es fundamental que las personas cuenten con estos espacios de relajación durante el día. En este sentido, sugiere encontrar un momento en medio de la jornada para cerrar los ojos en completa soledad y dejar que el organismo repose durante cinco minutos.

Con relación a la alimentación, la entidad recomienda agregar más verduras a la dieta. Aunque sea difícil -por el gusto de algunos- se pueden encontrar recetas sencillas que puedan darle un toque delicioso a los vegetales y que animen a hacerlos parte del menú diario.

También puede ser de interés...

Sin duda, otro buen hábito es realizar ejercicio regularmente, puesto que se han demostrado los beneficios de la actividad física para conservar y fortalecer la estructura muscular y la ósea, al tiempo que se mitiga el riesgo de desarrollar enfermedades que afecten la salud de órganos vitales como el cerebro y el corazón, esto de acuerdo con un estudio citado por el portal Mejor con Salud.

Cuando las personas pueden vivir esos años adicionales de vida con buena salud y en un entorno propicio, su capacidad para hacer lo que más valoran apenas se distingue de la que tiene una persona más joven”, destaca la Organización Mundial de la Salud.

Entre algunos datos sobre el comportamiento del envejecimiento, la Organización Panamericana de la Salud proyecta que una de cada seis personas tendrá 60 años o más en el 2030, esto solo en las Américas.

A nivel global, indica por su parte la Organización Mundial de la Salud, la cantidad de adultos mayores de 60 años será superior al número de adolescentes y jóvenes entre los 15 y 24 años de edad.