salud

Estos son los alimentos que debe evitar si sufre de ansiedad

La ansiedad es un sentimiento de miedo, temor e inquietud.


La ansiedad puede generar sudor corporal, hará que la persona se siente inquieta, tensa e intranquila; lo que puede generar palpitaciones. La ansiedad puede ser una reacción normal del estrés, o una sensación de alerta ante un problema o a la hora de tomar una decisión difícil. Sin embargo, para personas con trastornos de ansiedad, el miedo no es temporal y puede ser abrumadora, según informó el portal web Medline Plus.

Según el Estudio Nacional de Salud Mental, en Colombia los trastornos de ansiedad son de mayor prevalencia que otros trastornos mentales. 19,3 % de la población entre 18-65 años de edad reporta haber tenido alguna vez en la vida un trastorno de ansiedad.

Estos son más frecuentes entre las mujeres (21,8 %). Dentro de los trastornos de ansiedad, la fobia específica es la de mayor prevalencia de vida con 13,9 % en mujeres y 10,9 % en hombres, seguido por la fobia social que es similar en ambos géneros con un 5 % de prevalencia de vida. Por otra parte, la edad de inicio de estos trastornos fluctúa entre los siete años en el trastorno de fobia específica y los 28 años para el trastorno de estrés post traumático.

Especialistas aseguran que no hay una única receta para tratar este padecimiento y sus síntomas, debido a que cada paciente es único y tiene unas causas diferentes para haber desarrollado la enfermedad; que son indispensables de analizar. Algunos ejercicios de respiración pueden ayudar con lo síntomas, también se recomienda tener una buena alimentación. Sin embargo, es importante acudir con un médico especialista para validar si se tiene ansiedad o no. El diario La Vanguardia menciona unos alimentos que es mejor evitar si se padece de ansiedad.

  • Galletas: estas suelen ser las mas consumidas por las personas que sufren de ansiedad. Se recomienda eliminar todos los alimentos y bebidas que tengan un alto contenido de azúcar. La nutricionista de BluaU, Natalia Galán, explicó que estos alimentos “crean adicción al dulce y son los que más se relacionan con este trastorno”. La nutricionista recomienda optar por alimentos como frutas o alimentos con fibra para ayudar a calmar esos momentos de ansiedad.
Café
"La cafeína es un excitante y cuando tenemos ansiedad no es recomendable consumir sustancias excitantes que puedan aumentar nuestro nerviosismo”. - Foto: Getty Images
  • Café: según Galán, “la cafeína es un excitante y cuando tenemos ansiedad no es recomendable consumir sustancias excitantes que puedan aumentar nuestro nerviosismo”. Este consumo depende del grado de tolerancia a la cafeína de cada persona, de manera que es fundamental adaptar su consumo a cada necesidad; sin embargo, no se debe superar las tres tazas diarias.
  • Alcohol: este puede ayudar a mejorar momentáneamente un cuadro de ansiedad, provocando cierta desconexión e incluso euforia. Sin embargo, Galán aseguró que el alcohol actúa como depresor del sistema nervioso, de manera que no solo no disminuirá la ansiedad, sino que probablemente la agrave. En este sentido, la bebida de elección debe ser siempre el agua, que puede ayudar incluso a mejorar los síntomas. Según Andrés Córdoba, psicólogo de BluaU, “hay algunos consejos que nos pueden ayudar si sentimos ansiedad por comer compulsivamente, como beber agua 15 minutos antes de comer, llevar siempre preparada comida saludable o realizar unas respiraciones profundas”. El especialista recomienda que si los síntomas persisten y se vuelven difíciles de manejar, es necesario buscar ayuda profesional de inmediato.
Alcohol
El alcohol no es un buen aliado para aquellas personas que padecen de ansiedad. - Foto: Getty Images
  • Embutidos: los alimentos ricos en grasas saturadas y trans, como los embutidos y otros procesados, pueden provocar ansiedad. Así lo señaló un estudio realizado por la Universidad de Loma Linda (California) y publicado en Brain, Behaviour and Immunity, que mostró que los roedores que consumieron más grasas saturadas durante la adolescencia tuvieron más dificultades para lidiar con el estrés durante la edad adulta.