Tendencias
Fiebre
La fiebre se puede tratar con dos frutas que contienen mucha agua. Foto: Getty Images - Foto: Getty Images

vida moderna

Fiebre: así se puede disminuir rápidamente consumiendo este tipo de frutas

Parece que tener fiebre es una afección de combate en el organismo contra las bacterias, pero si los niveles son muy altos las consecuencias son perjudiciales.

La fiebre es el aumento de la temperatura normal del cuerpo que, por lo general, indica que el organismo está tratando de combatir una enfermedad o infección.

De acuerdo con el portal web de la Biblioteca Nacional de los Estados Unidos, Medlineplus, las bacterias suelen sobrevivir cuando el cuerpo está en una temperatura normal -alrededor de 98.6 ºF o 37 ºC-, pero cuando aumenta el calor es difícil que sobrevivan.

En efecto, a pesar de que es una acción de defensa del organismo, también repercute en la cotidianidad de las personas. Por eso, existen alternativas para tratar la fiebre y una de ellas es con el consumo de frutas.

Según datos consignados en el blog Aquilea, una dieta adecuada con alimentos específicos como las frutas, resulta ser un beneficio para tratar la incidencia de la temperatura. Los expertos mencionan que un incremento exponencial de la fiebre puede ser perjudicial, razón por la cual se debe contrarrestar.

Una publicación de Medical News Today explica que para nivelar el calor del cuerpo es necesario tomar agua, ya que la fiebre puede causar deshidratación. En ese orden de ideas, Aquilea detalla que hay dos frutas las cuales, en su composición, contienen un 90 % de agua.

Por un lado, se encuentra el melón, considerado como una fruta estrella para bajar la temperatura. El agua que esta fruta contiene es rica en electrolitos; minerales presentes en la sangre y otros líquidos corporales que llevan una carga eléctrica, detalla Medlineplus.

Además, el melón tiene carbohidratos y proteínas que hacen que la recuperación del organismo sea más rápida. Por otro parte, Psicología y mente recalca que uno de los compuestos que abunda en esta fruta es el calcio, por lo que mantiene los huesos y dientes sanos.

Dieta del melón
El melón, en su mayoría, está compuesto por agua. - Foto: Getty Images

En cuanto a la segunda fruta que disminuye rápidamente la fiebre, se trata de la Sandía. Aquilea explica que es refrescante y fácil de digerir por su composición líquida natural. El portal de nutrición de la Farmacia Angulo, da a conocer que la sandía cuenta con aminoácidos como la citrulina, que favorece la circulación sanguínea. En adición, también cuenta con fenólicos, carotenoides, triterpenoides y flavonoides, los cuales neutralizan los radicales libres.

Sandias en Marte
La sandía es una fruta que puede hidratar el cuerpo y tratar la fiebre. - Foto: Getty Images

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), determina que el consumo de frutas es esencial para mantener una vida saludable. Aún así, a pesar de que los especialistas las recomiendan, muchas personas no las consumen.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir por lo menos 400 gramos diarios de fruta para obtener sus beneficios para la salud.

En la búsqueda de incentivar el consumo de frutas, el año pasado fue el Año Internacional de las Frutas y Verduras. Así las cosas la FAO detalló que en 2021, la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU) se propuso concienciar sobre los beneficios nutricionales para la salud y su contribución a una dieta y un estilo de vida equilibrados y saludables.

Así las cosas, frutas como el melón y la sandía resultan ser efectivas para tratar la fiebre, pero también para contribuir a beneficios saludables al cuerpo en general.

Otras de las opciones alimenticias que Aquilea recomienda para mitigar los altos niveles de temperatura corporal son:

  • Alimentos bajos en grasa: es mejor elegir pescado que carne, o queso fresco y atún en lugar de embutido.
  • Verduras de hoja ver.
  • Alimentos picantes.
  • Tés calientes y otras bebidas.

Cabe señalar que si la temperatura corporal no se controla luego de unas 24 horas, lo recomendable es acudir a un médico.