salud

Glucosa alta: dieta para eliminar el exceso de azúcar acumulado en el organismo

Una dieta para la diabetes se basa en tener tres comidas al día en horas regulares.


El organismo transforma muchos de los alimentos que las personas consumen en azúcar, sustancia a la que se le conoce como glucosa, que es la encargada de brindarle energía al cuerpo.

“Para usar la glucosa como energía, el organismo necesita insulina, una hormona que ayuda a que ésta ingrese a las células. Si un paciente tiene diabetes, es posible que su organismo no produzca suficiente insulina, que no la use de manera correcta o ambas cosas”, según el Instituto Nacional de Envejecimiento de Estados Unidos.

Cuando esto sucede, se puede presentar un exceso de glucosa en la sangre, lo que deriva en la diabetes. La Organización Mundial de la Salud (OMS), precisa que un efecto común de esta enfermedad cuando no es controlada es la hiperglucemia (es decir, la glucemia elevada), que con el tiempo puede generar graves daños en distintos órganos y sistemas del cuerpo, sobre todo los nervios y los vasos sanguíneos, así como en los riñones.

Si bien actualmente no existe una cura para este padecimiento, perder peso, comer alimentos saludables y estar activo físicamente ayuda a regularla. Una dieta contra la diabetes implica comer los alimentos más saludables en cantidades moderadas y cumplir los horarios de comida habituales.

“Una dieta contra la diabetes es un plan de alimentación saludable con alto contenido de nutrientes y bajo contenido de grasa y calorías. Los elementos clave son las frutas, los vegetales y los granos integrales. De hecho, una dieta contra la diabetes es el mejor plan de alimentación para casi todas las personas”, precisa el instituto de investigación Mayo Clinic.

Una dieta para la diabetes se basa en comer tres comidas al día en horas regulares. Esto le permite al cuerpo utilizar de mejor forma la insulina que el cuerpo produce o recibe a través de un medicamento.

En la lista de alimentos recomendados para incluir en la dieta están los carbohidratos saludables, alimentos ricos en fibra, pescado y grasas “buenas”.

Los expertos explican que durante la digestión, los azúcares (carbohidratos simples) y los almidones (carbohidratos complejos) se descomponen en glucosa en la sangre, la recomendación es concentrarse en los carbohidratos saludables como: frutas, vegetales, cereales integrales, legumbres, como frijoles y guisantes y productos lácteos bajos en grasa, como leche y queso.

Se deben evitar aquellos que son poco saludables, como los alimentos o bebidas con grasas, azúcares y sodio agregados.

En cuanto a los productos ricos en fibra se deben incluir en la alimentación diaria todas las partes de los alimentos vegetales que el cuerpo no puede digerir o absorber. La fibra modera la forma en que el organismo digiere y ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre. Los alimentos ricos en fibra incluyen, por ejemplo, vegetales, frutas, nueces, legumbres y cereales integrales.

Cuando una persona tiene elevados sus niveles de glucosa debe ingerir los tipos de pescado que son saludables para el corazón, al menos dos veces por semana. Aquí se incluyen el salmón, la caballa, el atún y las sardinas, los cuales son ricos en ácidos grasos omega-3, que pueden prevenir las enfermedades cardíacas.

Una de las recomendaciones de los especialistas es que se evite el pescado frito y aquellos que contienen altos niveles de mercurio, como la caballa gigante. La mejor forma de preparar estos alimentos es al horno o cocidos.

Los alimentos que contienen grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas pueden ayudar a reducir los niveles de colesterol y son ideales para las personas que tienen problemas con sus niveles de azúcar. Algunos de los alimentos que contienen este tipo de grasas son el aguacate, las nueces y los aceites de canola, oliva y cacahuate.

Lo que se debe evitar

Cuando la glucosa es elevada, los pacientes deben evitar los productos lácteos ricos en grasa y las proteínas animales, como la mantequilla, la carne de res, los perros calientes, las salchichas y el tocino. También se deben limitar los aceites de coco y de palma.

Otros de los alimentos que se deben dejar de lado son aquellos que contienen grasas trans, es decir, los productos procesados. También es importante bajarle a las cantidades de sal. La recomendación es consumir menos de 2.300 miligramos de sodio al día.