hogar

Humedad en el hogar: ¿cómo identificarla y quitarla?

Este problema puede acarrear consecuencias en la salud.


La humedad es una situación a la que están expuestos todos los hogares en el mundo. Es muy común y puede responder a distintos factores, entre ellos, el crecimiento de moho al interior de la vivienda.

El moho tiene la posibilidad de ingresar al hogar a través de los ventiladores, las puertas y ventanas abiertas, los sistemas de aire acondicionado o de calefacción. Asimismo puede estar circulando al aire libre y pegarse al bolso, los zapatos, la ropa e incluso en el pelaje de las mascotas.

Varias empresas en el mundo han logrado desarrollar productos para eliminar el inconveniente de raíz.

Sin embargo, con pequeñas acciones es posible disminuir lo que se deriva de la humedad y además, quitarla paulatinamente.

Primero es necesario identificar si lo que se cree es humedad, lo es realmente. Para ello es posible, según el medio NetJet, pegar papel aluminio sobre la mancha y, después de un tiempo, verificar que no esté pintado con pequeños puntos.

Si el aluminio sí los tiene y además se ven reflejados en la pared, quiere decir que hay una filtración en el muro y por lo tanto, hay humedad.

Según un informe del Centers for Disease Control and Prevention de Estados Unidos, citado por Mejor con Salud, un porcentaje de humedad en interiores que supere el 40% o el 60% se considera elevado, por lo que puede causar inconvenientes como:

  • Ácaros
  • Mal olor
  • Bacterias y hongos
  • Moho en paredes y rincones
  • Deterioro de inmobiliario y objetos varios

Así mismo, este problema puede crear una mala impresión estética y ocasionar afecciones en la salud de quienes habitan el lugar, especialmente, para quienes padecen alergias o quienes sufren enfermedades respiratorias.

La fuente de la humedad, según el portal Vivienda Saludable, puede venir de ventilación insuficiente, aislamiento térmico insuficiente de los vidrios o de los perfiles de las ventanas, defectos de construcción, calefacción colocada en el lugar incorrecto (no dispuesta debajo de la ventana) o utilización de la calefacción intermitente de forma errónea.

Mejor con Salud dio algunos consejos para quitar humedad de la casa:

  1. Eliminar la humedad con sal: para hacer este “remedio” casero es importante tener un recipiente plano y un kilo de sal gruesa. Hay que poner el envase lleno del sodio en donde se encuentra la humedad y, al cabo de varios días, se habrá absorbido el agua de la pared. Cuando la sal se haya oscurecido hay que cambiarla y repetir el procedimiento hasta cuando se crea necesario.
  2. Ventilación: esta es de las recomendaciones más importantes cuando se presenta un inconveniente como este, así que el correcto uso del aire acondicionado puede ayudar. De hecho, el aire que respiramos, debe estar un poco húmedo para prevenir enfermedades pulmonares y la congestión nasal, por lo que hay que quitar la humedad de la pared, pero no completamente la del entorno.
  3. Reconocer las fuentes de humedad: es importante saber que, si la humedad no se disuelve, se puede deber a un problema mucho mayor. Es decir, que es posible que exista una tubería rota o haya fugas de agua. En este caso, es necesario acudir a profesionales, de este modo el problema no empeorará.