vida moderna

Joroba: estos son los ejercicios físicos que le permitirán corregirla

Existen diversos ejercicios y hábitos que se pueden realizar para mejorar esta condición.


Mantener una buena postura es fundamental no solo para dar una buena imagen, sino también para evitar problemas en la columna, fuertes dolores de espalda y algunas otras afecciones respiratorias y musculares.

La joroba o giba es resultado de la mala postura de la columna vertebral al sentarse, al estar acostados y caminar, por lo cual se recomiendan algunos ejercicios y posiciones para corregir ese defecto que con el tiempo será más complicado de solucionar.

Por lo anterior, el portal Fisioonline listó algunos de dichos movimientos que ayudan a corregir la hipercifosis dorsal, más conocida como joroba:

1. Es necesario acostarse sobre una superficie plana elevada, después se debe dejar caer un brazo por fuera de la superficie y girar el cuello al lado contrario. Se debe sentir como se estira el pecho y el hombro. Repetir el proceso con el brazo contrario.

2. Para este movimiento hay que recostar la mitad de la espalda sobre una superficie elevada, dejando el resto del cuerpo por fuera. Sujetar el área plana con las manos, respirar profundo y dejar caer el cuerpo. La espalda se enderezará y los pectorales se estirarán.

3. Con este ejercicio también se podrán estirar los músculos presentes en los pectorales. Para realizarlo se necesita una vara –del largo de una escoba–, que debe colocar detrás de la espalda para mantener una posición erguida, y luego, si es posible, llevar las hombros hacia atrás.

4. En esta ocasión hay que acostarse boca arriba en el suelo y apoyar las piernas sobre una pared que esté cerca. Cuando se sienta la tensión, deben ponerse las puntas de los pies hacia abajo y estirar los brazos hacia atrás.

Además de los ejercicios mencionados, esto es lo que se debe tener en cuenta para corregir la postura de la espalda, según explica el sitio especializado Mejor con Salud:

  • Cuando se permanece mucho tiempo sentado, es importante realizar constantemente ejercicios de estiramiento. De este modo, además de evitar que la espalda se encorve, también se podrá evitar contracturas por falta de movilidad.
  • Por el contrario, quienes permanecen mucho tiempo de pie, deben intentar mantener bien erguida la espalda.
  • Contraer el abdomen mientras se mantiene la espalda derecha; especialmente, al caminar o permanecer sentado, también puede ayudar a que poco a poco se vaya mejorando la postura y con ello, ya no lucir más la molesta joroba.
  • Al caminar, se debe procurar mantener la cintura, la espalda y el cuello alineados, dar pasos ni muy largos ni muy cortos e intentar acompasar los movimientos, es decir, mover al mismo tiempo el brazo derecho y el pie izquierdo, y viceversa.

Ahora bien, con la buena postura de la espalda viene la posición adecuada de los hombros, que deben estar siempre ligeramente hacia atrás. Una buena manera de detectar que se tienen en la postura correcta es cuando la posición obliga al cuerpo a sacar el pecho hacia delante, esto, claro está, sin exagerar al punto de verse ‘extraño’ o sentir dolor.

Con respecto al cuello, hay que decir que una mala postura prolongada en el tiempo hará que los músculos de esta parte del cuerpo empiecen a contraerse y, por ende, a generar dolor. Por ese motivo es importante tratar de relajar esta zona tratando de mantener la cabeza alineada con la espalda, el cuello estirado y la barbilla ligeramente hacia arriba.