vida moderna

La enfermedad que atrofia la movilidad de las articulaciones

La miositis afecta especialmente la zona de las caderas y los hombros.


Una de las enfermedades que afectan a los músculos del cuerpo es la miositis, la cual provoca una inflamación de los mismos cuando se mueve el cuerpo. Según el portal de medicina, Medline Plus, esta afección puede ser causada por una lesión, una infección o una enfermedad autoinmune.

Como tal, existen dos tipos de miositis: la polimiositis y la dermatomiositis. La primera causa una debilidad en los músculos y en general afecta a los más cercanos al tronco del cuerpo. En cuanto a la dermatomiositis, esta afección causa también debilidad muscular y genera un sarpullido en la piel.

De acuerdo con Medline Plus, la miositis en general puede causar cansancio después de caminar o permanecer de pie, además de tropiezos o caídas, problemas para respirar y digerir la comida. Así mismo, la dermatomiositis suele causar alteraciones cutáneas que no ocurren en la polimiositis, que ayuda a los médicos a diferenciar ambos tipos de trastornos.

Las personas con dermatomiosis registran erupciones cutáneas, al mismo tiempo que debilidad muscular y otros síntomas. Por ejemplo, este tipo de infecciones en la piel aparecen en la cara con una erupción de color oscuro o púrpura, con hinchazón de color rojo purpúreo alrededor de los ojos. También se produce sensibilidad al sol, llagas en la piel, y en ocasiones aparecen bultos de calcio bajo la piel o en el músculo, particularmente en los niños.

Ante la presencia de esta afección, los órganos internos no suelen verse afectados, excepto la garganta y el estómago. Sin embargo, puede afectar los pulmones y el corazón, causando anomalías en el ritmo cardiaco, es decir, arritmias; falta de aire y tos. Además, puede generar problemas gastrointestinales, que pueden ocurrir en niños.

Para tratar la miositis, el Manuel MSD, los médicos con frecuencia realizan una biopsia muscular, que es la forma más concluyente de diagnosticar la miositis autoinmunitaria, especialmente cuando el diagnóstico es incierto. La biopsia muscular no suele ser necesaria cuando la persona presenta alteraciones cutáneas características de la dermatomiositis.

Así mismo, los especialistas en salud a menudo pueden hacer un cribado del cáncer en las personas de 40 años o mayores que tienen dermatomiositis y en aquellas de 60 años o más, que tiene polimiositis, ya que estas personas pueden tener cánceres insospechados.

Cabe mencionar que los especialistas utilizan distintos criterios para establecer el diagnóstico de miositis autoinmunitaria como la debilidad o astenia muscular en los hombros o las caderas, anomalías en la actividad eléctrica de los músculos, cambios característicos en los tejidos musculares y aumento de la concentración sanguíneas de determinadas enzimas musculares.

¿Cómo se puede tratar la miositis autoinmunitaria?

El tratamiento para la miositis, por lo general, está orientado a incorporar los corticosteroides a altas dosis como la prednisona, en un inicio para continuar con terapias orales. Los corticosteroides pueden ser interrumpidos por temporadas, volviendo a usarse si fuera necesario ante un nuevo brote de la enfermedad.

Además de esto, el portal web Salud Savia de Mapfre, indica que los especialistas pueden ordenar el uso de otros fármacos como azatioprina, metotrezato, ciclosporina y ciclofosfamida para ayudar a la inmunomodulación. Así mismo, la terapia rehabilitadora en piscina puede ayudar a mantener la movilidad articular durante los episodios agudos de enfermedad.