vida moderna

La especia que ayuda a bajar el azúcar y cuidar la piel

Este condimento puede aprovecharse de múltiples maneras.


Las especias son ingredientes infaltables en la gastronomía, puesto que sus componentes tienen la capacidad de exaltar el sabor de las comidas. Pero no es el único uso que se le ha conferido a estas plantas, también se ha demostrado que pueden ser beneficiosas con fines medicinales.

A algunas se les han atribuido propiedades buenas para aliviar el malestar estomacal, reducir la glucosa, regular las sustancias nocivas en el organismo e inclusive propiciar una sensación de relajación. Por lo que su uso ha dejado de limitarse a las recetas y se ha extendido como complemento para mejorar ciertas condiciones de salud, siempre bajo la guía de un profesional de la medicina.

De las plantas que gozan de estas cualidades se puede mencionar al jengibre, una raíz asiática que se ha empleado desde la antigüedad por la acción de sus principios activos, gingeroles, gingeronas y shoagoles, pero también por ser fuente de otros micronutrientes esenciales, como las vitaminas y minerales.

Esta raíz asiática es reconocida por sus múltiples propiedades.
Esta raíz asiática es reconocida por sus múltiples propiedades. - Foto: Getty Images

Como explican desde el portal Cuerpo Mente, entre las características de esta raíz resalta su aporte de antioxidantes, que tienen un impacto positivo para la salud. Es bien sabido que durante la respiración los pulmones reciben oxígeno que luego es transportado por la sangre al resto del organismo. Sin embargo, en este proceso también se produce la oxidación del cuerpo y con ello el daño de las células por los radicales libres.

Dicho efecto es reducido por los compuestos antioxidantes, como los que se encuentran en el jengibre. Es por ello que se sugiere el consumo de esta especia para mitigar los efectos del paso de los años y ralentizar el envejecimiento, como explican desde la sección de estilo de vida del medio Terra.

Gracias a ello podría retrasar la aparición de marcas sobre la piel, como las arrugas, las líneas de expresión y las manchas, conservando así una apariencia lozana y tersa. Para aprovechar estas propiedades, el portal unCÓMO menciona que se puede elaborar una mascarilla a base de este ingrediente, agregando una cuchara de esta especia a una cucharada de miel, de tal manera que se forme una crema que luego se aplicará sobre el rostro previamente lavado.

Pasados 15 minutos, se debe enjuagar y lavar nuevamente la cara, Antes de realizar el tratamiento se recomienda realizar una prueba de alergia para descartar una reacción adversa en la piel de la cara. Para ello se aconseja tomar un poco de la preparación y ponerla sobre la piel de la mano o el cuello, donde se pueda notar el cambio, y en caso de tener algún tipo de brote, picazón u otra molestia, evitar el uso de la mascarilla.

El portal de salud Healthline indica que también puede contribuir a reducir la cantidad de azúcar o glucosa en sangre, que al ubicarse en rangos elevados puede conducir a enfermedades crónicas como la diabetes, al tiempo que facilita el aumento de peso fuera de los límites recomendados por los profesionales. No obstante, aclara que es preciso profundizar en los estudios que respalden su uso.

También puede ser de interés...

Si se emplea con estos fines, el jengibre puede agregarse en las comidas, como especia que es, pero también puede usarse para elaborar un té o infusión. Como explican desde el portal Cuerpo Mente, solo es necesario añadir unas rodajas del jengibre fresco a una taza de agua caliente y esperar a que infusione el agua por 15 minutos, luego se cuela la bebida.

No se aconseja su consumo para pacientes con presión arterial elevada, debido a que puede reaccionar de manera adversa con la medicación. Tampoco se recomienda en menores de edad o en quienes consuman medicamentos para reducir la coagulación de la sangre.