Cítricos
Los cítricos son ricos en vitamina C que ayuda a prevenir el desarrollo de varias enfermedades. - Foto: Getty Images

salud

La mágica fruta que previene cataratas y proporciona una cantidad significativa de vitamina C

Esta afección visual tiene su principal causa en el envejecimiento.

Una catarata es un área nublada en el cristalino, parte que es conocida como el lente del ojo. Es una afección muy común a medida que las personas envejecen, según información del Instituto Nacional del Ojo, de Estados Unidos.

Los especialistas aseguran que al principio, es posible que la persona no note que tiene este problema, pero con el paso del tiempo, las cataratas pueden hacer que la visión se vuelva borrosa, difusa, o menos colorida. Esto lleva a que las personas presenten problemas para leer o realizar otras actividades cotidianas.

Normalmente este padecimiento en los ojos está relacionado con la edad y surge debido a los cambios que se dan con el paso de los años. Esto se debe a cambios normales en el ojo que se producen después de los 40 años, aproximadamente.

“A partir de esa edad, las proteínas normales del cristalino comienzan a desintegrarse. Esto hace que se vuelva nublado. Las personas de más de 60 años suelen tener sus cristalinos algo nublados. Sin embargo, puede que no tenga problemas de visión hasta años después”, precisa la Academia Americana de Oftalmología.

Cataratas - ojos - visión
Las cataratas hacen que la persona vea borroso. - Foto: Getty Images

Sin embargo, las cataratas también se pueden presentar por otras razones. Por ejemplo, después de una lesión en los ojos o una cirugía relacionada con otro problema ocular.

El Instituto Nacional del Ojo asegura que al principio, cuando empiezan a aparecer las cataratas, es posible que no se manifieste ninguna señal, pero a medida que crecen, causan cambios tales como:

  • La visión está nublada o borrosa
  • Los colores se ven opacos
  • No se puede ver bien en las noches
  • Las lámparas, la luz del sol o los focos de los autos se ven demasiado brillantes
  • Se ve una aureola alrededor de las luces
  • Se ve doble (este síntoma a veces desaparece a medida que la catarata crece)

Vitamina C

La alimentación y en particular la ingesta de algunas vitaminas es clave para prevenir el desarrollo de la cataratas. Una de ellas es la C. Un estudio publicado por Ophtalmology, la revista de la Asociación Americana de Oftalmología indica que una dieta que incluya alimentos ricos en este nutriente podría disminuir en un tercio el riesgo de desarrollar cataratas.

Los investigadores de King´s College, en Londres, evaluaron si ciertos nutrientes o suplementos podían ayudar a prevenir la progresión de la catarata e hicieron mediciones en los individuos que participaron de la muestra del estudio y asociaron el consumo de estos alimentos con un 20 % de reducción de riesgo de catarata.

Varios factores pueden incidir en la pérdida repentina de la visión.
Varios factores inciden en la aparición de cataratas, pero especialmente la edad. - Foto: Getty Images

“Luego de 10 años, los investigadores determinaron que las mujeres que reportaban consumir más alimentos ricos en vitamina C presentaban un riego 33 % menor de progresión de catarata”, precisa una publicación del portal AARP, organización estadounidense que atiende las necesidades de personas mayores de 50 años.

Una de las frutas considerada más rica en esta vitamina es la naranja. Una unidad de 140 gramos cubre el 92 % de las necesidades diarias que una persona tiene de este nutriente. La vitamina C es un antioxidante que protege las células contra los efectos de los radicales libres, las moléculas que se producen cuando el cuerpo descompone los alimentos o se expone al humo del tabaco y la radiación del sol, rayos X y otras fuentes, indica el instituto de investigación Mayo Clinic.

Según explica el portal especializado en salud Tua Saúde, la naranja también es rica en betacaroteno, el cual es precursor de la vitamina A, importante para mantener una visión saludable, especialmente la nocturna.

La vitamina C también se encuentra en otras frutas como el melón, el kiwi, el mango, la piña, la papaya, la sandía, las fresas, frambuesas, moras y arándanos. De igual manera, en vegetales como el brócoli, coles de Bruselas y coliflor, pimientos rojos y verdes, espinaca, repollo, nabos verdes y otras verduras de hoja y tomates, entre otros, según la biblioteca médica MedlinePlus.