Foto de referencia sobre frutas
Este indicador determina qué tan rápido puede el alimento subir los niveles de azúcar en la sangre. - Foto: Getty Images

vida moderna

Las frutas que pueden consumir y las que deben evitar quienes tienen diabetes

Los expertos recomiendan las que tienen un índice glucémico bajo (IG). Este indicador determina qué tan rápido puede el alimento subir los niveles de azúcar en la sangre.

La diabetes es una afección crónica que se caracteriza por niveles elevados de glucosa en la sangre. El control de esta enfermedad es determinante, pues su avance deriva en complicaciones mayores como enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y daños en los ojos y nervios, según la biblioteca médica MedlinePlus.

Para el control de esta enfermedad, la alimentación es determinante. El instituto de investigación Mayo Clinic asegura que una dieta contra la diabetes implica comer los alimentos más saludables, en cantidades moderadas y cumplir los horarios de comida habituales.

Los alimentos deben destacar por su alto contenido de nutrientes y ser bajos en grasas y calorías. Los elementos clave son las frutas, los vegetales y los granos integrales. “De hecho, una dieta contra la diabetes es el mejor plan de alimentación para casi todas las personas”, precisa la citada fuente.

Si bien los expertos recomiendan comer frutas, debido a que son una buena alternativa para satisfacer el hambre y cubrir todas las necesidades nutricionales diarias, la mayoría de ellas contiene azúcar, lo que genera dudas en torno a si son adecuadas o no para las personas que padecen diabetes.

La Asociación Americana de la Diabetes (ADA, en inglés) dice que las personas diabéticas pueden comer cualquier fruta, siempre y cuando no sean alérgicas a algunas en particular. Las frutas frescas o congeladas son mejores que las procesadas que vienen enlatadas o los jugos de fruta.

“Las personas con diabetes deberían comer menos alimentos procesados o evitarlos por completo. El cuerpo absorbe las frutas procesadas más rápidamente, causando niveles mayores de azúcar en la sangre. Procesar las frutas también elimina o reduce los niveles de ciertos nutrientes clave, incluyendo vitaminas y fibra”, precisa información del portal Medical News Today.

Por estas razones, el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, en inglés) recomienda que las personas que tienen problemas con el azúcar eviten los jugos de frutas o las enlatadas con azúcar agregada. Los licuados y los batidos también tienen alto contenido de azúcar y se absorben más rápido, ocasionando picos más altos de glucosa; por eso, la recomendación es consumir estos alimentos frescos y la fruta al natural.

Según Medical News Today, el IG es una clasificación de los alimentos en una escala de 1 a 100. La puntuación indica qué tan rápido el alimento puede subir los niveles de azúcar en la sangre. Los alimentos con IG alto son absorbidos más rápido que los alimentos con IG moderado o bajo.

La CG, por su parte, tiene en cuenta el IG de un alimento más el número de carbohidratos en una porción. La CG puede ser una forma más precisa de evaluar cómo los alimentos afectan el control de la glucosa en la sangre con el tiempo. Los alimentos con IG bajo y CG bajo son mejores para ayudar a manejar los niveles de azúcar.

Este es un listado de frutas de acuerdo con su IG, establecido por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos. Estas son algunas que tienen los dos indicadores más bajos.

  • Manzanas
  • Aguacates
  • Bananas
  • Bayas
  • Cerezas
  • Toronjas
  • Uvas
  • Kiwi
  • Naranjas
  • Melocotones o duraznos
  • Peras
  • Ciruelas
  • Fresas

En cuanto a la alimentación, hay que tener en cuenta que algunos productos suben el azúcar y el portal español Moncloa reveló que las frutas que no se deben consumir si se sufre esta enfermedad son: “Sandías, dátiles secos, piñas y las bananas demasiado maduras”, ya que tienen un alto contenido de azúcar.

Otros alimentos que suben la insulina en la sangre son: chocolates, caramelos, mermeladas, miel, helados, gaseosas, alcohol, galletas dulces, comida rápida, harina de trigo refinada, cereales azucarados, entre otros.