Gato rayado gris con mano de mujer sobre un fondo marrón. Día mundial de las mascotas. Gato consentido.
Gatos - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Los gatos se volvieron más cariñosos durante la pandemia, según encuesta

De acuerdo a los resultados de una investigación realizada en el Reino Unido, los cambios que los dueños hacen en sus hábitos cotidianos, también generan un impacto relevante en el comportamiento de las mascotas.

Pese a que los perros han sido por décadas las mascotas preferidas en comparación con otros animales domésticos, en los últimos años, los gatos han venido ganando mayor popularidad gracias a su ternura, independencia y la especial relación que han demostrado tener con sus dueños, vínculo que al parecer, se ha hecho más estrecho y evidente durante la pandemia, o por lo menos, así lo detalla un reciente estudio.

La investigación publicada en la Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública, y que tuvo por objetivo estudiar los cambios en el bienestar y comportamiento de los animales de compañía, así como examinar la asociación entre estos cambios y la salud mental de los propietarios de los mismos durante el confinamiento, concluyó que los gatos adoptaron cambios positivos durante la primera etapa de cuarentena, relacionados estos con un comportamiento más cariñoso.

Estos resultados son algo sorprendentes para aquellos que ven en los gatos a un animal distante; sin embargo, según este estudio, permanecer más tiempo al lado de sus amos evidencia este cambio positivo de su habitual actitud, en la que suelen ser menos expresivos a comparación de los perros.

Para el estudio dirigido por equipo de investigadores de las universidades de York y Lincoln, se realizó una encuesta entre abril y junio de 2020 a 5.926 personas, residentes del Reino Unido y mayores de 18 años, que incluía elementos que permitieron medir temas relacionados con la salud mental, los vínculos entre humanos y animales y los cambios en el bienestar y el comportamiento de los animales. Asimismo, el cuestionario permitió que los participantes a través de un texto libre describieran experiencias personales asociadas con la relación de las mascotas y sus dueños durante la primera fase de confinamiento.

De este modo, del total de participantes, 5.323, que constituyeron el 89,8% de la muestra, señalaron ser dueños de algún animal de compañía, entre ellos, caballos, reptiles, aves y peces, así como perros y gatos. De este grupo, el 67,3% informó cambios en el bienestar y comportamiento de sus animales durante la primera fase de encierro, donde los perros tuvieron cambios más negativos, mientras que en los gatos se evidenciaron comportamientos más positivos.

“Mi perro se ha vuelto mucho más necesitado y aúlla si salgo de la casa sin él, incluso si es solo para hacer jardinería y puede verme. Volver al trabajo será muy difícil para él “, señaló una participante de la investigación.

“Tengo dos gatos rescatados, uno estaba muy asustado, pero ahora está mucho más tranquilo desde que estoy en casa todos los días”, indicó otra mujer encuestada.

Bajo este contexto y según los resultados, que los investigadores calificaron como ‘hallazgo inesperado’, una mayor proporción de dueños de gatos (35,9%) informó que su animal de compañía era más afectuoso durante el confinamiento en comparación con los dueños de otras especies.

Sin embargo y basados en anteriores análisis sobre el comportamiento habitual de los felinos, el estudio sugiere que el aumento percibido en el comportamiento afectivo del gato y la dependencia del dueño puede ser el resultado de cambios en el comportamiento del amo durante el encierro, asociado este con una mayor necesidad de compañía y contacto físico en medio de una situación que, en efecto, generó la necesidad de no estar solos durante el teletrabajo y las actividades diarias que solo se podían desarrollar en casa; efectos relacionados también con la salud mental de las personas al tener que someterse a condiciones nunca antes pensadas.

“Nuestros hallazgos indican que una salud mental deficiente puede aumentar la atención que se presta al animal de compañía”, señaló Emily Shoesmith, científica de salud de la Universidad de York. “El compromiso empático puede aumentar la notificación de cualquier cambio, tanto positivo como negativo, en el bienestar y el comportamiento de los animales”, añadió.

De este modo, el estudio también sugiere que los cambios que los dueños hacen sobre sus hábitos cotidianos, también generan un impacto relevante en el comportamiento de las mascotas, quienes en gran parte, manifiestan su bienestar al permanecer más tiempo al lado de sus dueños.