Vitaminas después de los 40 años.
Las vitaminas son importantes para el cumplimiento de las funciones celulares. - Foto: Getty Images

vida moderna

Los nutrientes que no le pueden faltar a las mujeres después de los 40 años

El rango de edad en el que suele aparecer la menopausia es entre los 40 y 50 años de edad.

Con el paso de los años, el cuerpo deja de producir colágeno, es decir, que a partir de los 30, empiezan aparecer líneas de expresión y arrugas en el rostro. Entre tanto, el cuerpo de la mujer tiene cambios después de los 40 años con la llegada de la menopausia.

Beneficios del colágeno

El portal de salud Tua Saúde, asegura que el colágeno también puede ayudar en el tratamiento de la osteoartritis, una enfermedad -que según la Clínica Mayo- se debe al desgaste de los cartílagos provocando hinchazón en las articulaciones.

La falta de colágeno repercute en esta afección, ya que en la edad adulta, suelen aparecer otras enfermedades en las articulaciones o en los mismos huesos. Además, el sistema cardiovascular, y muscular también se ven beneficiados con esta proteína, y aún más, el cabello y las uñas.

Entre tanto, el portal de salud señala que los siguientes signos son señales del déficit de colágeno que tiene el cuerpo: piel deshidratada, debilitamiento de las hebras capilares, aparición de estrías en el cuerpo, flacidez en el rostro, reducción de la densidad de los huesos, que se traduce en osteoporosis.

Es importante mencionar que aunque los anteriores fueron signos de alerta de la ausencia de colágeno, la guía de un médico es fundamental para corroborar esta afirmación, porque la salud del cuerpo se ve en amenaza, ya que aumentan los factores de riesgo del desarrollo de muchas enfermedades, como la osteoporosis, que debilita los huesos, causando fracturas por leves movimientos. La Clínica dice que estas lesiones son recurrentes en las muñecas, la columna vertebral y la cadera.

Osteoporosis
El cuidado de los huesos es uno de los que más atención debería tener. Foto: Getty Images - Foto: Getty Images/iStockphoto

Menopausia

La organización de salud define la menopausia como el término del ciclo menstrual, y se evidencia cuando pasado un año, la mujer no ha tenido su periodo.

El rango de edad en el que suele aparecer la menopausia es entre los 40 y 50 años. Aunque son distintos en cada mujer, los síntomas más comunes son el cansancio, los sofocos que también son llamados “calores”, metabolismo lento, cambios de humor e insomnio, entre otros.

Aun cuando la menopausia tiene una causa natural, existen otras que inciden en su aparición, como los procedimientos de quimioterapia, la insuficiencia ovárica primaria -menciona la entidad de salud americana -, o la cirugía para extirpar los ovarios. Es entonces que los problemas de salud se intensifican y otros se desarrollan ante la llegada de la menopausia como la insuficiencia urinaria o la osteoporosis, por ejemplo.

Desde los 40 años, las mujeres pueden experimentar síntomas previos a la menopausia.
Desde los 40 años, las mujeres pueden experimentar síntomas previos a la menopausia. - Foto: Getty Images

Vitaminas que no pueden faltar después de los 40 años

Un artículo publicado por Mejor con Salud y escrito por Okairy Zuñiga, señala que los siguientes nutrientes son indispensables para el cuerpo después de los 40 años:

  • Calcio: la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, MedlinePlus, señala que el calcio “es uno de los minerales más importantes para el cuerpo. Ayuda a formar y mantener dientes y huesos sanos.
  • Vitamina B12: MedlinePlus, asegura que la vitamina B12 cumple una importante función en el organismo: participar en la producción de glóbulos rojos y en el proceso de metabolismo de algunos alimentos. Su ingesta no necesariamente debe ser a través de suplementos, ya que se puede obtener tras el consumo de alimentos como la carne o el pescado.
  • Vitamina D: el cuerpo no puede obtener de manera fácil esta sustancia, por lo que la exposición al sol es la fuente más predilecta; sin embargo, permanecer por tiempos prolongados no es lo más recomendable, debido a que incide en el desarrollo de cáncer de piel. La institución sugiere estar entre 10 y 15 minutos tres veces a la semana bajo el sol.