vida moderna

Nudos y contracturas musculares: remedios naturales para eliminarlos

Mantener una postura correcta es una de las formas de evitar las contracturas.


Un músculo necesita contraerse para moverse. Sin embargo, cuando ocurre una contractura significa que el músculo se ha quedado contraído permanentemente. Esto puede causar dolor e inflamación y puede durar por varios días.

Saber Vivir señala cómo se forman las contracturas musculares. “En una situación normal, los músculos se contraen y se relajan para que podamos realizar diferentes movimientos. Pero a veces las fibras musculares se contraen... y después no pueden distenderse. Entonces aparece una contractura”.

Tener un estilo de vida saludable es importante para evitar esta afección, dentro de esto se incluye hábitos buenos de postura en la rutina diaria.

El sitio web Cuídate Plus explica la clave para evitar las contracturas musculares. “El primer paso en la prevención es la adopción de buenas posturas, ya que el 90 por ciento de las contracturas se deben a malos hábitos mantenidos en el tiempo. Las personas que permanecen sentadas o paradas mucho tiempo, de entre 8 a más horas por trabajo, se les recomienda realizar estiramientos cada hora para prevenir las contracturas, sobre todo la de las zonas del cuerpo que más usan”.

El sitio web Mejor con Salud señala varios remedios caseros que pueden ayudar a aliviar las contracturas musculares. Antes de aplicar este tipo de preparaciones, lo recomendable es consultar a un médico.

Remedio # 1

El primer remedio que aconseja Mejor con Salud es una mezcla de romero y arcilla, la cual se destaca por sus propiedades antiinflamatorias y relajantes.

Ingredientes

  • 4 cucharadas de romero (50 g).
  • 200 gramos de arcilla blanca.
  • 1 vaso de agua (250 ml).

Procedimiento

  1. En una olla, añadir el agua y romero.
  2. Dejar hervir por 10 minutos.
  3. Dejar reposar por 20 minutos.
  4. Colar el líquido.
  5. Depositar en un recipiente.
  6. Añadir la arcilla al recipiente y revolver muy bien, sin que haya grumos.
  7. Dejar reposar por varias horas.
  8. Aplicar la mezcla en la zona donde se presenta el malestar.
  9. Dejar actuar por 20 minutos.
  10. Luego de este tiempo, enjuagar con agua caliente.
  11. Repetir 2 veces al día este procedimiento.

Remedio # 2

La otra recomendación que señala este sitio web es la infusión de manzanilla. Aunque no elimina por completo el dolor, sus propiedades pueden ayudar a relajar el cuerpo. ”Sí, puede contribuir con el alivio y la relajación del cuerpo. Consúmela con un toque de miel si lo deseas o bien unas gotas de limón”, indica Mejor con Salud.

Posturas correctas

Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, explica algunas indicaciones para tener una postura adecuada al estar de pie o sentado, especialmente frente a una pantalla.

Postura correcta de pie

La entidad sin ánimo de lucro explica algunos consejos para tener en cuenta al momento de estar de pie:

  • Mantenerse derecho y estirado con los hombros hacia atrás.
  • Mantener la cabeza bien nivelada y alineada con el cuerpo.
  • Contraer el abdomen.
  • Mantener los pies separados a la misma distancia que hay entre los hombros.
  • No bloquear las rodillas.
  • Apoyar el peso principalmente en la parte delantera de la planta de los pies.
  • Permitir que las manos cuelguen a los lados de manera natural.

Postura correcta para sentarse

  • Es importante ajustar la silla de forma que los pies descansen planos sobre el suelo o en el reposapiés de la silla.
  • Mantener las rodillas al nivel de las caderas o por debajo de ellas. No se recomienda cruzar las piernas. Los tobillos deben estar más adelantados que las rodillas.
  • Se debe ajustar la silla para que sostenga bien la espalda. En caso de que no lo haga correctamente, se puede poner una toalla o almohada detrás de la zona lumbar.
  • La pantalla del computador o de otro aparato electrónico debe estar a la altura de los ojos o en una distancia muy pequeña por debajo de la vista.
  • Mantener la cabeza y el cuello alineados con el torso.
  • Relajar los hombros y mantener los antebrazos paralelamente al suelo.