vida moderna

¿Qué es bueno para quitar el bigote en las mujeres naturalmente?

Por lo menos 10 % de las mujeres lo padecen en su edad fértil, aunque suele presentarse de distintas formas de acuerdo con la actividad hormonal.


A la mayoría de las mujeres que tienen vello en la parte superior del labio, o popularmente llamado como bigote o bozo, les parece todo un desafío eliminarlo, ya que en muchos casos duele, irrita y genera molestias.

Suele aparecer de forma notoria, continua y abundante. Además, se estima que por lo menos 10 % de las mujeres lo padecen en su edad fértil, aunque suele presentarse de distintas maneras de acuerdo con la actividad hormonal.

Ahora bien, el problema realmente es que muchos de los métodos actuales para eliminarlos son bastante agresivos, o contienen químicos que pueden provocar imperfecciones, alergias o manchas, según el portal Mejor con Salud.

Por fortuna, existen tratamientos naturales para eliminar el indeseable bigote, entre ellos se encuentran los que se elaboran con ingredientes como el huevo, el azúcar, el limón, la miel y la cúrcuma.

Se puede empezar a probar algunos de estos métodos naturales que permiten facilitar su eliminación, debilitar el pelo de la raíz, y retrasar su crecimiento, según el magacín El Mundo Deportivo, en su sección de belleza y bienestar.

Avena, limón
La crema de avena, miel y limón, gracias a las propiedades hidratantes de la avena y la miel, no causa irritaciones ni sequedad. Foto: Getty - Foto: Getty Images

Crema de avena, miel y limón

Este tratamiento sirve para debilitar progresivamente el vello. Además, gracias a las propiedades hidratantes de la avena y la miel, se trata de un método que no causa irritaciones ni sequedad.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de miel.
  • 1 cucharada de avena molida.
  • 2 cucharadas de jugo de limón.

Preparación

  • En el caso de que sean copos de avena, primero hay que molerlos hasta convertirlos en polvo fino.
  • Luego, mezclar la avena molida con la miel y el jugo de limón recién exprimido hasta que se cree una pasta sólida y homogénea.
  • Después, solo hay que aplicar el ungüento en la zona con vello dando un masaje con los dedos y ejerciendo un poco de presión.
  • Dejar reposar durante unos 15 minutos y, pasado este tiempo, retirar con agua tibia o fría.
  • Se recomienda hacerlo unas tres veces por semana, y en pocas semanas se podrá ver que sí funciona.

Crema de azúcar y limón

Con esta mezcla, se obtiene una textura granulosa gracias al azúcar que puede ayudar a debilitar el vello desde la raíz, además de que el limón es un buen blanqueador y astringente, por lo que el bigote puede aclararse y ser mucho menos visible.

Ingredientes

  • 2 tazas de azúcar blanco.
  • Jugo de 1 limón.
  • Un poco de agua.

Preparación

  • En una olla, agregar el azúcar y el zumo de limón recién exprimido. Es importante que el zumo cubra por completo el azúcar, en el caso de que no sea así, añadir agua hasta que llegue a cubrirlo.
  • Remover con una cuchara de madera mientras se calienta la mezcla a fuego medio y continuar hasta que el azúcar se disuelva.
  • Una vez que alcance el punto de ebullición, bajar el fuego y dejar que se cocine hasta que se cree una especie de pasta pegajosa similar a la miel.
  • Para finalizar, retirar del fuego y usar esta cera depilatoria casera de la misma forma que la comercial, es decir, extendiendo una capa fina sobre el bigote y, luego, tirar de ella en dirección al crecimiento del pelo.

Crema de cúrcuma y papaya

La papaína, una enzima que contiene la papaya, sirve para romper el folículo piloso y evitar el crecimiento excesivo del vello.

Por esta razón, mezclada con la cúrcuma, su aplicación deja la piel suave, libre de exceso de pelo y células muertas.

Ingredientes

  • 1 rodaja de papaya.
  • 1 cucharadita de cúrcuma en polvo (5 g).

Preparación

  • Triturar la rodaja de papaya hasta obtener una pasta y mezclar con la cúrcuma en polvo.
  • Frotar la mascarilla con suaves masajes circulares y dejar que se seque durante 20 minutos.
  • Pasado el tiempo indicado, enjuagar con agua tibia y secar con una toalla.
  • Repetir su uso dos o tres veces a la semana.