vida moderna

Remedio natural para prevenir la caída del cabello y estimular su crecimiento

La salud capilar depende de múltiples factores.


La apariencia física es uno de los asuntos que ocupa la atención de muchas personas en su día a día, por lo que cuidan de aspectos como la higiene, la ropa y el peinado. Y es que no cabe duda de que el cabello también es parte del estilo y de la personalidad de cada uno.

Sin embargo, hay días en que el cabello puede lucir débil, opaco y maltratado, lo que suele ser reflejo del estado del organismo por dentro, pero también del daño provocado por agentes externos, como la contaminación.

Como explican en un artículo de la Clínica Dermatológica Internacional, las condiciones que deterioran la salud capilar pueden dividirse en dos tipos: las que afectan a las hebras de cabello como tal, que se denominan estructurales, y las que se originan en el cuero cabelludo, llamadas foliculares (de los folículos pilosos donde nace el cabello).

Por ello, antes de aventurarse a realizar un tratamiento para la caída del cabello es necesario determinar si puede deberse a una causa en particular y, en caso de que el dermatólogo pueda recetarlo, puede que requiera de medicación especial.

El síndrome de cabello impeinable es poco conocido.
Antes de aventurarse a realizar un tratamiento para la caída del cabello es necesario determinar si puede deberse a una causa en particular y, en caso de que el dermatólogo pueda recetarlo, puede que requiera de medicación especial. - Foto: Getty Images/iStockphoto

¿Qué tratamientos caseros pueden aliviar la caída del cabello?

Parte del proceso para prevenir la caída del cabello empieza por el interior. Como es bien sabido, la deficiencia nutricional puede tener consecuencias serias para el organismo y una de ellas es el daño del cabello, ya que este se forma a partir de las proteínas presentes en el cuerpo.

Es por ello que optar por un plato balanceado, con un aporte de vitaminas y minerales, puede ser de ayuda para fortalecer las hebras capilares, en específico agregando algunos ingredientes que son reconocidos por ser fuente de dichos micronutrientes.

También puede ser de interés...

Un análisis recogido en la revista International Journal of Trichology, citado por Mejor con Salud, encontró que la caída del cabello puede estar asociada al estrés oxidativo. En esa línea, se recomienda que entre los alimentos a incluir dentro de la dieta se listen aquellos que sean fuente de antioxidantes, elementos que son famosos por su acción frente al daño causado por los radicales libres sobre las estructuras celulares. Algunos de esos alimentos son las frutas cítricas y las verduras de hoja verde.

Ahora bien, hacia afuera, hay algunas alternativas caseras que se pueden aplicar vía tópica, siempre que sean consultados previamente con los médicos especialistas y luego de descartar cualquier afección de base que pueda causar la pérdida. Entre las plantas sugeridas con estos fines se encuentra el jengibre, una raíz asiática a la que se le han atribuido múltiples beneficios.

De acuerdo con lo indicado por el portal Cuerpo Mente, el jengibre goza de una composición nutricional variada en micronutrientes, entre ellos la vitamina C, reconocida por su acción antioxidante; la vitamina B6, minerales esenciales y sus principios activos (gingeroles y gingeronas).

Para el cabello, estas propiedades pueden ser beneficiosas en la medida en que mejorar el flujo sanguíneo hacia la zona del cuerpo cabelludo, fortalecen el cabello y previenen la pérdida de cabello, como resaltan desde unCÓMO.

Una forma de aprovechar este ingrediente es elaborando una mascarilla para aplicar directamente sobre el cabello. Una receta sencilla la comparten desde el portal Econsejos, para la que solo se necesitan tres elementos: miel, jengibre y aceite de oliva.

Para su elaboración, lo primero es escoger un trozo mediano de jengibre, pelarlo y lavarlo muy bien. Luego, se debe rallar la raíz para obtener su jugo, pasándolas a través de un colador y generando presión con algún utensilio.

Cuando se extraiga el jugo del jengibre, se le añaden la cucharada de miel y la cucharada de aceite, y se mezcla hasta integrar lo más que se puede los ingredientes. Antes del lavado del cabello, se puede aplicar la preparación sobre el cabello húmedo y se retira con el lavado como de costumbre. Se sugiere realizar este tratamiento una vez a la semana.

Este artículo no constituye una recomendación médica profesional, por lo que antes de aplicar la mascarilla se sugiere practicar una prueba de alergia y consultar a un experto.