vida moderna

Remedios naturales para tratar adecuadamente la insolación de la piel

Esta afección puede provocar ardor en la zona afectada.


La insolación es “la exposición a temperaturas altas por parte de una persona, siendo el sol su principal causa, aunque también se conocen otras fuentes artificiales, como los ambientes calurosos. Los cuadros más graves pueden producir fiebre de origen exógeno”, explica el doctor Emilio Sudy, dermatólogo de la Clínica Vespucio.

Dependiendo de la causa, se pueden presentar diferentes síntomas. Así lo detalla el experto:

Si la insolación es causada por los rayos solares, la persona puede presentar una quemadura con eritema generalizado, en algunos casos, relacionado con ampollas.

Se pueden generar calambres y faltas de coordinación. Otros de los síntomas que pueden desarrollar quienes se exponen a altas temperaturas son fatiga, sed, piel seca, debilidad, pulso rápido o débil.

Si se debe a un golpe de calor no habrá eritema, pero sí un incremento en la temperatura corporal, dolor de cabeza y vómitos.

¿Qué hacer ante una insolación?

Sanitas, entidad de salud explica qué hacer si una persona se expone a altas temperaturas:

  1. Llevar a la persona afectada a un lugar fresco y con sombra.
  2. Ubicarla en posición medio sentada, con la cabeza levantada.
  3. Reducir la temperatura corporal, con ayuda de un abanico o ventilador. Quitarle algunas prendas de vestir o utilizar palos de agua fría en el cuerpo.
  4. Brindar a la persona afectada un vaso de agua fresca para rehidratarse. Esto debe ser de a sorbos pequeños, para evitar empeorar su estado.
  5. Luego de que haya mejorado, se debe llevar a un centro médico para recibir la atención necesaria. En caso de que la persona afectada no se recupere inmediatamente y pierde el conocimiento, se debe ubicar en el suelo, con las piernas flexionadas y llamar una ambulancia.

Remedios caseros

Mejor con Salud, portal especializado en bienestar y cuidado personal, detalla algunos remedios naturales para el cuidado de la piel afectada por la insolación.

Zumo de tomate

Los componentes de este alimento tienen efectos positivos en la piel. De acuerdo con un estudio, publicado en The British Journal of Dermatology, “la pasta de tomate que contiene licopeno brinda protección contra los aspectos agudos y potencialmente a largo plazo del fotodaño”, asegura la investigación.

¿Cómo usarlo?

  • Consumir dos o tres vasos de zumo de tomate al día. Para preparar esto se deben mezclarlos varios tomates frescos con agua y limón.
  • También se pueden aprovechar las propiedades de este vegetal, aplicando un poco de zumo de tomate en las quemaduras. Dejarlo actuar por 20 minutos y luego enjuagar.

Yogur natural

Según explica el portal especializado, “se dice que sus compuestos probióticos ayudan a restablecer el pH cutáneo y apoyan el proceso de regeneración”. Este producto es fácil de adquirir en supermercados y tiendas de barrio.

¿Cómo aplicarlo?

  • Aplicar el yogur natural sobre la zona afectada.
  • Dejar actuar durante 20 minutos.
  • Enjuagar con agua fría.
  • Repetir este procedimiento varias veces para obtener mejores resultados.

Zumo de pepino

El pepino es una fruta compuesta por 96 % de agua. Sus componentes contribuyen a nutrir la piel y a aliviar el dolor causado por la insolación.

¿Cómo utilizarlo?

  • Lavar muy bien el pepino y cortarlo en trozos pequeños. Luego, agregar agua y batirlo muy bien. Consumir dos o tres vasos de esta bebida diariamente.
  • Otra opción es aplicar el pepino directamente en la piel afectada. Este alimento ayuda a aliviar el dolor provocado por las quemaduras.

Avena

Según un artículo publicado en Journal of Drugs in Dermatology, “las actividades antiinflamatorias de la avena coloidal (Avena sativa) contribuyen a la efectividad de la avena en el tratamiento de la picazón asociada con la piel seca e irritada”. Por esto, la avena es uno de los ingredientes naturales más efectivos para el tratamiento de la piel afectada por la insolación.

¿Cómo se debe aplicar?

  • Para empezar, agregar una taza de harina de avena en una tina con agua templada o fría.
  • Sumergir el cuerpo durante 15 o 20 minutos y descansa.
  • Repetir el remedio durante dos o tres días seguidos hasta sentir una mejoría.