belleza

Remedios naturales que ayudan a iluminar la piel del rostro

Especialistas señalan que partir de los 25 años el colágeno se empieza a reducir de manera gradual.


Por lo general, la exposición al sol, el estrés laboral, el insomnio y el uso excesivo de maquillaje son los principales factores que afectan considerablemente la luminosidad de la piel del rostro. Así mismo, la falta de limpieza facial aumenta el riesgo de padecer distintas enfermedades e infecciones dérmicas.

A pesar de que hoy en día el mercado ofrece múltiples tratamientos para eliminar todas las impurezas de la superficie de la piel, existen remedios caseros que proporcionan el mismo efecto y que también permiten remover el exceso de grasa en los poros, eliminar los puntos negros y retirar las células muertas por medio de la exfoliación facial.

De este modo, Daniela Echeverri señala en la revista Mejor con Salud algunos remedios naturales que tienen propiedades reafirmantes y revitalizantes que evitan la flacidez de la piel y permiten mantener los tejidos suaves y libres de impurezas.

Yogur y aceite de almendras

Gracias al alto contenido de ácido láctico, el yogur natural es una excelente opción para tratar los problemas de la piel, pues regula el pH cutáneo y minimiza la presencia de acné y puntos negros. Para preparar esta mascarilla solamente necesita dos cucharadas de yogur natural, media cucharada de aceite de almendras dulces y dos gotas de aceite esencial de sándalo.

Preparación y uso:

  • Inicialmente, debe añadir en un recipiente yogur natural y luego mezclarlo con el aceite de almendras. Después agréguele a dicha sustancia un par de gotas de aceite esencial de sándalo.
  • Para utilizar esta mascarilla, previamente debe retirar todos los residuos de maquillaje en la piel y luego aplicar la mezcla en todo el rostro. Debe dejarla actuar entre 15 y 20 minutos, para que después enjuague con agua tibia. Este procedimiento lo puede repetir entre dos a tres veces por semana.

Aceite de limón y aceite de rosas

Estas dos sustancias pueden ayudar a iluminar la piel del rostro mientras se tonifica. Así mismo, los ingredientes que los componen estimulan la producción de colágeno, lo cual evita los signos prematuros de la edad.

Ingredientes:

  • 6 gotas de aceite esencial de limón
  • 20 gotas de aceite esencial de rosas

Preparación:

  • Mezcle en un recipiente el aceite de limón junto con el aceite de rosas y luego frote el tratamiento sobre la piel limpia. Lo ideal es aplicar esto antes de acostarse y usarlo tres veces a la semana.
Limón / Naranja / Rostro
Especialistas señalan que partir de los 25 años el colágeno a se empieza a reducir de manera gradual. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Avena y lavanda

La avena contiene propiedades hidratantes y exfoliantes que ayudan a revitalizar la piel. Este ingrediente combinado con aceite esencial de lavanda se obtiene un tratamiento ideal para hidratar e iluminar la piel de rostro. Para utilizarla, necesita una cucharada de harina de avena, cuatro gotas de aceite de lavanda y tres cucharadas de leche.

Preparación:

  • En un recipiente, vierta la harina de avena y luego, mézclela con el aceite de lavanda y la leche. Debe crear una pasta espesa para poder utilizarla en la piel.
  • Luego de obtener el producto, limpie la superficie de la piel del rostro y aplique el tratamiento. Lo ideal es dejarlo actuar por 20 minutos y después enjuagar con agua tibia. Se aconseja repetir este tratamiento dos veces por semana.

Manzanilla y miel

Tanto la infusión de manzanilla como la miel se convierte en una opción para reafirmar y reparar la piel cansada y deshidratada. Esta mascarilla también permite tonificar los tejidos del rostro, cerrar los poros y mantener el cutis iluminado.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de manzanilla seca
  • Media taza de agua
  • 2 cucharadas de miel

Preparación:

  • Vierta la manzanilla seca en un recipiente junto con media taza de agua y déjela hervir por 5 minutos. Luego de ello, deje reposar la bebida hasta que esté tibia.
  • Con un colador, filtre el contenido de la bebida y luego agregue la miel. Después de ello, con ayuda de un algodón, aplique el producto frotándolo sobre la piel del rostro mediante suaves golpes. Los expertos aconsejan usarla cada noche antes de acostarse.