vida moderna

Retención de líquidos: tres métodos naturales para combatirla

Este tipo de opciones naturales no reemplazan un tratamiento médico.


La retención de líquidos también es conocida como edema. Esta consiste en la hinchazón, resultado de la acumulación de líquido en los tejidos del cuerpo humano. Aunque afecta todo el cuerpo, es muy frecuente en los pies, tobillos y piernas, explica Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Las causas de esta afección son las siguientes:

  • Consumir demasiada sal.
  • Quemaduras de sol.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Enfermedades de los riñones.
  • Problemas hepáticos por cirrosis
  • Embarazo.
  • Problemas con los ganglios linfáticos, especialmente después de una mastectomía.
  • Algunas medicinas.
  • Permanecer mucho tiempo de pie o sentado cuando hace calor.

Según Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada la práctica clínica, la educación y la investigación, el edema puede aliviarse con el consumo de medicamentos. Por eso, al momento de identificar los síntomas se debe consultar a un doctor, quien realizará un diagnóstico y tratamiento adecuado.

Las señales de esta afección incluyen:

  • Hinchazón o inflamación del tejido que está directamente debajo de la piel, especialmente, en las piernas o en los brazos.
  • Piel estirada o brillante.
  • Piel que retiene un hoyuelo (fóvea) después de presionarla durante varios segundos.
  • Aumento del tamaño abdominal.

¿Cómo combatirlo?

El portal especializado en salud Tua Saúde señala varias opciones naturales que pueden ayudar a combatir la retención de líquido. Es importante resaltar que se debe consultar a un doctor antes de elegir este tipo de opciones, las cuales no reemplazan un tratamiento médico.

1. Tés

Este sitio web recomienda ingerir tés que se caractericen por ser diuréticos como cola de caballo, flor de jamaica, canela con jengibre, té verde, perejil, castaño de indias, etc.

Respecto a esto, los expertos de Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación “La retención de líquidos se puede producir por diversas afecciones y ciertos medicamentos. Por lo tanto, es importante que hables con tu médico sobre las posibles causas de la retención de líquidos antes de intentar tratarla tú mismo. Además, algunas hierbas y suplementos pueden empeorar los problemas médicos que tienes o interactuar con los medicamentos que tomas”.

2. Ejercitarse

La actividad física es una opción natural para desinflamar el cuerpo humano. “La contracción de los grandes grupos musculares como brazos, piernas y glúteos hace con que el exceso de líquidos sean eliminados a través de la orina. Por esto, es común sentir ganas de orinar después de realizar 1 hora de ejercicios en el gimnasio”, explica Tua Saúde.

Por eso, trotar, correr o ejercitarse de cualquier forma son formas que pueden ayudar a combatir la retención de líquidos. Lo recomendable es hacerlo bajo supervisión médica.

3. Drenaje linfático

El drenaje linfático puede ayudar a combatir la retención de líquidos. Los masajes suaves pueden ser una gran opción para esta afección. “Estos tratamientos pueden realizarse en clínicas estéticas especializadas con sesiones que varían de 3 a 5 veces por semana, dependiendo de la necesidad de cada persona. Cada sesión dura alrededor de 45 a 60 minutos, donde al cabo de este tiempo el individuo sentirá ganas de orinar, indicando que el tratamiento tuvo el efecto esperado”, detalla Tua Saúde.

Recomendaciones

Tua Saúde también brinda algunas recomendaciones para tener en cuenta diariamente:

  • Mantenerse hidratado. Tomar aproximadamente dos litros de agua.
  • Reemplazar la sal para la preparación de comidas. Utilizar hierbas y especias.
  • Evitar o moderar el consumo de alimentos embutidos o productos con un alto contenido de sal.
  • Evitar estar mucho tiempo de pie o estar sentado mucho tiempo con las piernas cruzadas.
  • Consumir alimentos ricos en agua como rábano, coliflor, fresa, piña.
  • El portal aconseja realizarse un drenaje linfático, el cual consiste en un masaje para disminuir el exceso de líquido en el cuerpo.