vida moderna

Rodillas: los alimentos que no se deben consumir para evitar empeorar la inflamación y el dolor

Expertos aconsejan tener en cuenta la alimentación para tratar problemas en las articulaciones.


La composición de algunos alimentos pueden causar inflamación y dolor articular, por esta razón, entidades como Arthritis-health advierten que en la dieta que se consume a diario pueden estar alimentos y bebidas que generan molestias como la artritis y osteoartritis.

El dolor articular hace referencia a la incomodidad, dolor o inflamación que surge en cualquier parte de una articulación, incluido el cartílago, el hueso, los ligamentos, los tendones o los músculos”, así lo explica el portal Mayo Clinic.

Los dolores pueden ser la causa de una lesión, en algunas ocasiones puede desaparecer de manera espontánea, pero en otros casos puede afectar de forma crónica.

Estos problemas en las rodillas pueden causar trastornos en la calidad de vida, pues se pierden algunas funciones en la movilidad que afectan el desarrollo de las actividades cotidianas.

Uno de los alimentos que genera dudas sobre los problemas articulares son los lácteos, pues investigaciones dicen que pueden ser perjudiciales y otros señalan que no lo son.

Un estudio publicado en The Journal of Nutrition en 2015 encontró que el consumo de productos lácteos incrementó la inflamación de bajo grado en una pequeña muestra de adultos alemanes”, indica Mejor con salud.

Por otra parte, el mencionado sitio web cita una revisión de 2017 a través de Critical Reviews in Food Science and Nutrition, en la que “sugirió que la leche tiene efectos antiinflamatorios, excepto en personas alérgicas a la leche de vaca”.

Ante estos dos puntos de vista que encontraron los investigadores, lo que recomiendan en Mejor con salud es consultar al médico, pues cada paciente puede tener una reacción diferente ante los lácteos.

En la facultad de medicina de la Universidad de Southampton, Reino Unido, los investigadores explican que el maíz cuenta con una cantidad importante de ácidos grasos omega 6, los cuales aumentan la inflamación, por esta razón no se aconseja su consumo, pues puede aumentar el dolor en las rodillas.

La salsa de soja y otros productos alimentarios que contienen glutamato monosódico (MSG) están desaconsejados en caso de dolor articular”, así lo explican en el portal Mejor con salud, en el cual citan estudios científicos que indican que este alimento puede desencadenar en trastornos como el síndrome metabólico.

Las gaseosas y bebidas muy azucaradas tampoco se recomiendan, pues según un estudio publicado en la revista Nutrients, estos aumentan los niveles de inflamación.

El elevado contenido de grasas saturadas, azúcares y carbohidratos de las comidas rápidas también “sobrecarga los órganos y dificulta la eliminación de las toxinas”, indica Mejor con salud y los especialistas no las recomiendan para loa pacientes con trastornos inflamatorios y de dolor articular.

La alimentación balanceada es importante para el cuidado de las articulaciones, pues el sobrepeso y la obesidad pueden ejercer presión adicional sobre la rodilla. “Según la Fundación de la Artritis (AF, por sus siglas en inglés), un peso adicional de 10 libras puede añadir entre 15 y 50 libras de presión a una articulación”, advierte el portal Healthline.

Precisamente para bajar de peso, una de las principales recomendaciones de los expertos es realizar actividad deportiva. Además, la práctica de un deporte ayuda a mantener los músculos fuertes y también es un tratamiento para la osteoartritis y otras causas de los dolores en la rodilla.

Estas son las actividades que recomiendan en Healthline que son de bajo impacto:

  • Ciclismo.
  • Caminar.
  • Nadar o hacer ejercicio en el agua.
  • Tai chi o yoga.

Cuando se presentan lesiones como un esguince o un dolor en las rodillas, los expertos aconsejan parar la actividad deportiva, posteriormente se puede retomar el ejercicio, pero se debe consultar con el médico o el fisioterapeuta para establecer un programa adecuado para cada paciente.