espacio exterior

Saturno: se desvanecen los anillos del planeta, ¿qué pasa si desaparecen?

Conozca cómo se produce el fenómeno catalogado como “lluvia de anillos” y el tiempo estimado que, para los expertos, les queda a los aros de Saturno.


El Universo es un lugar lleno de magníficos e imponentes planetas como Saturno, el cual se caracteriza por adornarse de anillos que lo rodean en todo su radio. Sin embargo, sus representativos aros se están desvaneciendo de manera lenta, publicó The Atlantic.

De acuerdo con datos compartidos por Space Place de la Nasa, hay entre 500 y 1.000 anillos en un ancho de 400.000 kilómetros de la joya del Sistema Solar, esto equivale a la distancia que hay entre la Tierra y su satélite natural, la Luna.

Desde luego, Saturno es una de las esferas favoritas de estudio en la astronomía, por lo que sus anillos de partículas y hielo son fenomenales. No obstante, la Nasa manifestó que esos aros están siendo arrastrados al planeta debido a la gravedad del gigante gaseoso.

En consecuencia, los anillos se están desvaneciendo a través de una lluvia de polvo de hielo. Un estudio publicado por la agencia espacial del Gobierno estadounidense, bajo la autoría de James O’Donoghue, dice que “el flujo de agua que se genera desde los anillos hacia el planeta es suficiente como para llenar una piscina olímpica en tan solo media hora”.

Así las cosas, aunque el tiempo de decadencia es por ahora leve, se estima que la existencia de los aros de Saturno podría no sobrepasar los 300 millones de años. El portal de Meteored indica que el planeta de los anillos tiene una edad de más de 4.000 millones de años, objetos como micrometeoritos y la radiación solar se entrometen en las pequeñas piezas de material de los aros de la esfera del espacio y las electrifica.

“Lo que sigue es que las partículas, súbitamente transformadas, se sintonizan con las líneas del campo magnético de Saturno y comienzan a girar en espiral a lo largo de esas trayectorias invisibles”, agregan.

Pese a que las partículas se acercan demasiado a la parte superior de la atmósfera del ‘Verdadero señor de los anillos’, la gravedad las atrae y, por lo tanto, se vaporizan en las nubes del planeta. Para los astrónomos, este fenómeno del espacio exterior es catalogado como “lluvia de anillos”, con el paso del tiempo este proceso, junto a otros eventos astronómicos, hará que los elementos distintivos de Saturno posiblemente queden en la mera imaginación.

De acuerdo con Space Place, algunos anillos del planeta tienen “partículas” del tamaño de un autobús. Conjuntamente, desde julio de 2004 la nave Cassini llegó a la joya del Sistema Solar donde actualmente se centra en estudiar los también aros y sus lunas.

Líridas 2022: cómo y cuándo se podrá ver la próxima lluvia de estrellas

En abril llegan las Líridas, pero pocos saben sobre su aparición en el cielo; se trata del evento astronómico más importante del mes. Por lo tanto, el portal web Milenio consigna que entre los días 16 y 25 de abril se podrá observar la lluvia de Líridas. Sin embargo, será entre las primeras horas del viernes 22 de abril el punto álgido en el que los cuerpos celestes se agruparán sin cesar. Según los expertos, ese día podría llegar a haber hasta 18 meteoritos por hora.

Es decir que para aquellas personas que desean vivir una experiencia visual sin precedentes, pueden empezar a ver el cielo desde la noche del jueves 21 de abril o a las primeras horas del viernes 22 antes de que amanezca. La Vanguardia explica que si bien es cierto que la lluvia de Líridas seguirá días después, su éxito de observación podría disminuir.

Así mismo, los fenómenos astronómicos cambian cada mes y en abril el calendario indica que habrá:

  • Sábado 16 de abril: Luna rosa de abril.
  • Domingo 24 de abril: lluvia de meteoros, Líridas.
  • Domingo 24 de abril: conjunción de la Luna y Saturno.
  • Lunes 25 de abril: conjunción de la Luna y Marte.
  • Lunes 25 de abril: conjunción de la Luna y Venus
  • Miércoles 27 de abril: conjunción de la Luna y Júpiter.
  • Sábado 30 de abril: Luna nueva.
  • Sábado 30 de abril: eclipse parcial de Sol en el sureste del Océano Pacífico y el sur de América del Sur.
  • Sábado 30 de abril: conjunción de Júpiter y Venus.