Beneficios del cilantro
El cilantro se puede consumir en distintas preparaciones. - Foto: The Washington Post via Getty Im

vida moderna

Té de cilantro para aliviar los dolores provocados por la artritis: así se prepara

Las infusiones figuran actualmente como la alternativa perfecta para combatir diferentes afecciones.

El cilantro se convirtió, con el paso del tiempo, en una de las hierbas más utilizadas en Colombia y en todo el mundo, dado que acompaña diferentes preparaciones y le da un toque distinto a cada comida. Entre otros platos más, el cilantro se hizo muy común en las sopas.

Sin embargo, esta popular hierba no solo sirve como ingrediente en la cocina, también es un gran aliado en infusión para contrarrestar diversas enfermedades. Asimismo, es de resaltar que aunque su consumo es positivo para la salud, no se debe ingerir en exceso.

En este sentido, el té de cilantro ayuda a aliviar los dolores que causa la artritis reumatoide, “un trastorno inflamatorio crónico que puede afectar más que solo las articulaciones. En algunas personas, la afección puede dañar distintos sistemas corporales, incluida la piel, los ojos, los pulmones, el corazón y los vasos sanguíneos”.

La infusión de cilantro, según el portal Cocina Vital, ayuda a combatir la artritis reumatoide porque tiene propiedades antiinflamatorias, lo cual reduce los malestares de esta enfermedad.

Ingredientes:

Artritis reumatoide
La artritis reumatoide es un trastorno inflamatorio crónico que puede afectar más que solo las articulaciones. En algunas personas, la afección puede dañar distintos sistemas corporales, incluida la piel, los ojos, los pulmones, el corazón y los vasos sanguíneos. - Foto: Getty Images/iStockphoto
  • Un puñito de ramas de cilantro.
  • 1 taza de agua.

Preparación:

  • Poner el agua con el cilantro previamente lavado en un pocillo y dejar que se caliente hasta que hierva, después retirar del fuego, tapar el pocillo y tapar para que repose la infusión por 10 minutos.
  • Servir con ayuda de un colador para evitar que se vayan las ramitas.
  • Se recomienda tomar 2 a 3 tazas al día después de comer algo durante una semana, lo que ayudaría a reducir los niveles de glucosa y grasa.

De igual manera, Mayo Clinic explica que los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer artritis reumatoide incluyen:

  • El sexo. Las mujeres son más propensas que los hombres a desarrollar artritis reumatoide.
Artritis
La artritis reumatoidea es una enfermedad autoinmune. - Foto: Getty Images
  • Sobrepeso. Las personas que tienen sobrepeso parecen presentar un mayor riesgo de desarrollar artritis reumatoide.

La vitamina que es buena para la artritis reumatoide

El portal del Médico Interactivo revela que “mantener niveles adecuados de vitamina D puede ayudar a prevenir la aparición de enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide, según determinó un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Birmingham (Reino Unido) y que se publicó en la revista Journal of Autoinmunity”.

De hecho, la vitamina D es un nutriente necesario para la salud, ya que ayuda al cuerpo a absorber el calcio, una de las principales sustancias necesarias para tener huesos fuertes, según el Instituto Nacional de Salud (NIH, por sus siglas en inglés).

Artritis
Las articulaciones de las manos son de las que con más frecuencia sufren de artritis. - Foto: Getty Images/iStockphoto

“Junto con el calcio, la vitamina D contribuye a prevenir la osteoporosis, una enfermedad que hace que los huesos se vuelvan más delgados y débiles y sean más propensos a fracturas”, explica el instituto.

Sin embargo, el consumo de vitamina D dependerá de la edad, según el Instituto:

  • Bebés hasta los 12 meses: 10 microgramos (mcg).
  • Niños de 1 a 13 años: 15 mcg.
  • Adolescentes de 14 a 18 años: 15 mcg.
  • Adultos de 19 a 70 años: 15 mcg.
  • Adultos mayores de 71 años: 20 mcg.
  • Mujeres y adolescentes embarazadas o en período de lactancia: 15 mcg.

¿Puede ser nociva la vitamina D?

Según el NIH, en ocasiones sí puede llegar a ser nociva ya que las concentraciones demasiado elevadas de vitamina D en la sangre (superiores a 375 nmol/L o 150 ng/mL) pueden causar náuseas, vómitos, debilidad muscular, confusión, dolor, pérdida del apetito, deshidratación, micción y sed excesivas y cálculos renales.