Tendencias
Té verde
Té verde - Foto: Getty Images

vida moderna

Té verde: ¿cómo utilizarlo para fortalecer y cuidar su cabello?

Al té verde también se le reconocen propiedades curativas, pues previene tumores cancerosos, mejora la agilidad mental y los dolores de cabeza, entre otros.

El té verde es un producto derivado de la Camellia sinensis y se usa como infusión o directamente como una medicina natural, según el Grupo Sanitas en España.

Esta bebida es antioxidante y se puede consumir de forma regular, pero sin exceso. Además, es muy buena para ayudar con la digestión, previene los síntomas gripales, contribuye a reducir la fiebre y el dolor de garganta.

Asimismo, cuando se consume de forma regular, previene el acné, ayuda a eliminar toxinas cuando se ingiere en ayunas y mejora el aspecto del cabello, pues, según Glamour, la revista de belleza y moda para mujeres, el té verde estimula los folículos pilosos y aumenta el crecimiento del cabello, pues esta bebida previene el daño de las células, ya que contiene Vitamina E.

Por tal razón, para aprovechar los beneficios de la bebida, los expertos recomiendan beber de 3 a 5 tazas por día, pero también es ideal aplicar la infusión directamente en cabello y para hacerlo debe preparar dos tazas de té verde y esperar que se enfríe la bebida para volverla a envasar en un frasco con spray y aplicar en el cabello como tónico capilar de medios a puntas. Esto se puede realizar una vez por semana, pero lo ideal es realizar la preparación cada vez que se vaya a aplicar en el cabello.

Asimismo, otra forma de utilizar el té verde para el cabello es buscar champús y acondicionadores con este ingrediente.

No obstante, otras recomendaciones para tener un cabello saludable es cepillarlo todas las noches “entre 10 y 20 pasadas, dependiendo del grosor del pelo”, de acuerdo a Philip B, un experto del cabello en Hollywood, quien es citado por Vogue. Esto, ayuda a que se exfolie el cuero cabelludo, se eliminen restos de productos, se estimule la circulación sanguínea y, por ende, se promueva el crecimiento y el brillo del cabello.

Otro truco que ayuda a mantener la salud del cabello, es cepillarlo también antes de lavarlo. Este método ayuda a que este no se enrede cuando está mojado, se deshagan nudos que podrían hacer difícil la penetración del champú y se facilite también el posterior desenredado, teniendo en cuenta que cuando el cabello está mojado presenta mayor debilidad y, con ello, mayores posibilidades de que se quiebre.

Además, el cuero cabelludo hay que lavarlo y mantenerlo limpio porque es la base del cabello, sobre la que crecerá sano y fuerte. Un cuero cabelludo sucio puede favorecer la caída, pérdida de densidad y de volumen. Lo más aconsejable es utilizar agua tibia, que no supere los 36 ºC y acabar el lavado con agua fría, para cerrar y sellar las cutículas y conseguir así más brillo.

De igual forma, los expertos recomiendan evitar los tratamientos fuertes, como los rizadores calientes, las planchas para el cabello, pues estos aparatos deshidratan el pelo, lo adelgazan

Asimismo, existen diferentes vitaminas que ayudan con el crecimiento del cabello como la tiamina o la vitamina B1, la Vitamina B2 o riboflavina, la Vitamina B3 o niacina, la Vitamina B5 o ácido pantoténico, la Vitamina B6 o también conocida como Piridoxina, la Vitamina B7 o Biotina, la Vitamina B9 o ácido fólico o la B12 o Cobalamina.

De otro lado, Mayo Clinic también recomienda proteger el cabello de la luz del sol y de otras fuentes de luz ultravioleta, lo cual afecta las propiedades elásticas del cabello. Además, hacen que el cabello se reseque y la melanina se altere.

Finalmente, para cuidar y proteger el cabello y que este se vea natural los expertos recomiendan aplicar mascarillas para hidratarlo y reconstruirlo. Sin embargo, antes de hacerlo, es importante que tenga claro si su cabello es seco o grasoso para poder saber qué mascarilla aplicar. Si no sabe, puede consultar un experto.

Mujer lavando su cabello
- Foto: Getty Images