Tendencias
La sequedad en los ojos es un síntoma del síndrome Sjogren.
La sequedad en los ojos es un síntoma del síndrome Sjogren. - Foto: Getty Images

vida moderna

Visión borrosa en un ojo y fatiga ocular: estas son las causas

Se debe acudir a un médico en caso de presentar estos síntomas.

La fatiga ocular es una de las consecuencias de permanecer muncho tiempo frente a pantallas digitales. Ocurre porque los ojos se cansan debido a su uso intenso. Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, señala algunos de los síntomas que pueden incluir:

  • Ojos doloridos, cansados, con ardor o picazón.
  • Ojos llorosos o secos.
  • Visión borrosa o doble.
  • Dolor de cabeza.
  • Cuello, hombros o espalda doloridos.
  • Mayor sensibilidad a la luz.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Sensación de que no puedes mantener los ojos abiertos

El uso de dispositivos digitales es una de las causas de esta afección. “En algunos casos, un problema ocular de base, como desequilibrio del músculo del ojo o visión no corregida, puede causar o empeorar la fatiga visual ocasionada por la computadora”, detalla la entidad de salud.

Existen otros factores que también pueden causar fatiga ocular como:

  • Tener estrés o cansancio.
  • Hacer esfuerzo para ver en un espacio donde haya luz muy tenue.
  • Leer sin realizar pausas para descansar.
  • Conducir largas distancias.
  • Hacer actividades por varias horas, las cuales impliquen mucha concentración.
  • Tener problemas de los ojos como sequedad o problemas de refracción

Errores de refracción

En caso de presentar visión borrosa es importante consultar a un médico para recibir un diagnóstico oportuno. En algunos casos, además de ser fatiga ocular, puede que la persona tenga problemas de refracción. Esta es una afección que dificulta ver claramente. “Se presenta cuando la forma del ojo evita que la luz se enfoque correctamente en la retina (una capa de tejido sensible a la luz en la parte de atrás del ojo)”, explican los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés).

El síntoma más común de los problemas de refracción es la visión borrosa. Sin embargo, también puede presentarse:

  • Visión doble.
  • Ver un resplandor alrededor de luces brillantes.
  • Dolor de cabeza.
  • Tener que entrecerrar los ojos para poder enfocar la vista.
  • Fatiga ocular.
  • Problemas para leer en papel o en pantallas.

Existen cuatro tipos de errores de refracción: miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia.

Miopía

Este es un trastorno usual en el que se puede ver con claridad de cerca, pero se ven borrosos los objetos que están lejos. Según explica Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, este problema se produce cuando “la forma del ojo hace que los rayos de luz se inclinen (refracten) incorrectamente, lo que enfoca las imágenes delante de la retina en lugar de sobre la retina”.

Este trastorno visual puede desarrollarse de forma paulatina o rápida. Es importante estar atentos a las señales, en especial en los niños, ya que puede empeorar con el paso del tiempo. Visitar un médico periódicamente es crucial para conocer el estado de la vista. A veces las personas pueden tener miopía, pero no la identifican.

¿Cómo cuidar la vista?

Medline Plus explica que los problemas oculares también se ocasionan por los malos hábitos cotidianos. Por eso, señala algunas recomendaciones para prevenir las deficiencias visuales:

  • Usar lentes de sol para proteger los ojos.
  • Usar lentes de seguridad cuando esté martillado, puliendo o utilizando herramientas eléctricas.
  • Si se necesitan lentes convencionales o de contacto, mantener la receta actualizada. Realizar chequeos periódicamente.
  • No fumar. Si se hace, consultar un experto para dejar de hacerlo.
  • Evitar o limitar el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Mantener un peso saludable.
  • Controlar y regular la presión arterial y el colesterol.
  • Para los pacientes diabéticos, seguir el tratamiento recetado y controlar la glucosa en la sangre.
  • Comer alimentos ricos en antioxidantes, como verduras de hoja verde.