salud

Fumar cigarrillos duplica el riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca

Así lo indica un estudio realizado por investigadores de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos).


Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos) reveló que las personas que fuman cigarrillos desarrollan insuficiencia cardíaca con una tasa dos veces mayor que las que nunca han fumado.

Esta incidencia más elevada se produjo en dos subtipos principales de insuficiencia cardíaca y confirma que el consumo de cigarrillos constituye un factor de riesgo importante para ambos. Se cree que el estudio es uno de los primeros en evaluar la asociación del tabaquismo con ambos subtipos de insuficiencia cardíaca: fracción de eyección reducida y fracción de eyección preservada.

Para su análisis, publicado en la revista Journal of the American College of Cardiology, los investigadores analizaron los registros de un estudio de larga duración de casi 9.500 individuos de cuatro comunidades estadounidenses. Este descubrió que los participantes que habían dejado de fumar conservaban un riesgo significativamente mayor de padecer cualquiera de los dos tipos de insuficiencia cardíaca durante décadas después de haber dejado de fumar.

“Estos resultados subrayan la importancia de prevenir el tabaquismo desde el principio, especialmente entre los niños y los adultos jóvenes”, afirma el autor principal del estudio, el doctor Kunihiro Matsushita, profesor asociado del Departamento de Epidemiología de la Escuela Bloomberg.

“Esperamos que nuestros resultados animen a los actuales fumadores a dejar de fumar cuanto antes, ya que los daños del tabaco pueden durar hasta tres décadas”, agregó.

La insuficiencia cardíaca es una enfermedad progresiva en la que el corazón pierde su capacidad de bombear suficiente sangre para satisfacer las necesidades del organismo. Es una de las causas más comunes de discapacidad y muerte en los países desarrollados, con más de 6 millones de adultos que viven con insuficiencia cardíaca solo en los Estados Unidos, según los datos más recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Además del tabaquismo, los factores de riesgo de la insuficiencia cardíaca son la obesidad, la hipertensión, la diabetes, la enfermedad coronaria y la edad avanzada.

Tipos de insuficiencia cardíaca

Hay dos tipos de insuficiencia cardíaca: la fracción de eyección reducida y la fracción de eyección preservada. En la insuficiencia cardíaca con fracción de eyección reducida, el ventrículo izquierdo (la principal bomba del corazón) no se contrae lo suficiente al bombear la sangre hacia el exterior.

La insuficiencia cardíaca con fracción de eyección reducida está más relacionada con la enfermedad arterial coronaria. El tratamiento incluye varios medicamentos que mejoran el pronóstico.

En la insuficiencia cardíaca con fracción de eyección conservada, el ventrículo izquierdo no se relaja lo suficiente después de contraerse. El tratamiento de la insuficiencia cardíaca con fracción de eyección conservada es muy limitado, por lo que su prevención es de vital importancia. Al mismo tiempo, sus factores de riesgo están menos claros. Algunos estudios anteriores han relacionado el tabaquismo con un mayor riesgo de fracción de eyección preservada, mientras que otros no lo han hecho.

Matsushita y sus colegas evaluaron los registros sanitarios de los participantes en el estudio Atherosclerosis Risk In Communities (ARIC). Iniciado en 1987, el estudio ARIC incluye a adultos de mediana edad y mayores de todo Estados Unidos, con una representación sustancial de individuos de raza negra.

El análisis del nuevo estudio incluyó datos de cuatro comunidades de Maryland, Carolina del Norte, Minnesota y Mississippi, y se centró en 9.345 participantes en el ARIC, de entre 61 y 81 años, que contaban con registros suficientes y no tenían diagnóstico de insuficiencia cardíaca a principios de 2005.

Durante una mediana de seguimiento de 13 años, hubo 1.215 casos de insuficiencia cardíaca en el estudio, incluidos 492 casos de fracción de eyección reducida y 555 casos de fracción de eyección preservada. El análisis de los investigadores mostró que a los fumadores del grupo se les diagnosticaron los dos subtipos de insuficiencia cardiaca con las mismas tasas elevadas que a los no fumadores: 2,28 veces más para la fracción de eyección preservada y 2,16 veces más para la fracción de eyección reducida.

La relación con el tabaquismo también mostró una relación “dosis-respuesta”: más cigarrillos al día y más años de tabaquismo se asociaron a un mayor riesgo de insuficiencia cardíaca. Del mismo modo, dejar de fumar supuso un descenso del riesgo de insuficiencia cardíaca que aumentó con el tiempo.

En general, los exfumadores tenían un 31 por ciento y un 36 por ciento más de probabilidades de tener una fracción de eyección preservada y una fracción de eyección reducida, respectivamente, en comparación con los que nunca habían fumado.

Cuando los investigadores estratificaron a los ex fumadores según el número de años transcurridos desde que dejaron de fumar, descubrieron que su riesgo general de insuficiencia cardíaca seguía siendo significativamente mayor que el de los que nunca habían fumado, excepto en el grupo que no había fumado durante 30 años o más. “Esto refuerza la idea de que el tabaquismo proyecta una larga sombra sobre la salud del corazón”, concluye Matsushita.

*Con información de Europa Press.