Katherine Miranda, representante a la Cámara, confirmó el pasado 10 de noviembre la derrota del artículo de la reforma tributaria que buscaba cobrar un impuesto del 20 % a las iglesias en Colombia. Sin embargo, lejos de darse por vencida, afirmó que radicaría un proyecto de ley en el Congreso para no dejar esta iniciativa en el tintero.

Desde ese entonces, en más de una ocasión ha lanzado pullas a las iglesias y los políticos que se oponen a que las graven. Este 2 de diciembre no fue la excepción, lo curioso es que para hacerlo se valió de TikTok.

En el video, que además publicó en Twitter, se le ve dramatizando una llamada telefónica: “Que manda a decir el pastor que por favor le lleven el diezmo, que necesita pagar la Toyota 4Runner que Cristo le regaló”.

En el trino, la congresista de la Alianza Verde comentó, además: “La delgada línea entre la verdad y el humor”.

Acerca de los gravámenes a las iglesias, Miranda ya había comentado: “Con algunas excepciones, un abusivo es un pastor que se enriquece infundiendo temor a Dios. La manipulación de la fe con fines económicos debería ser un líder. ¿Por qué no pagan impuestos si son entidades sin ánimo de lucro? Quizá nos derroten en la conciliación, pero es mi posición”.

En ese entonces, por sus comentarios, incluso recibió respuestas de pastores cristianos afines al mandatario Gustavo Petro, como Alfredo Saade, precandidato a la Presidencia por el Pacto Histórico. “No es posible ese apoyo, Miranda, porque el presidente Petro es de palabra y él empeñó su palabra en campaña de que no habría nuevos impuestos a las iglesias”, dijo el político.

En otra ocasión, Saade comentó: “Miranda, te recuerdo que es la palabra del presidente. Por favor, bájale al tono. Gustavo Petro dijo no y su no debe seguir siendo no”.

2022-12-03

Otros Confidenciales

VICKY EN SEMANA

“Ingenuos los narcotraficantes”: el debate completo tras la denuncia de SEMANA sobre pagos para ser gestores de paz

SEMANA dio a conocer el plan de algunos capos para colarse como gestores en la ‘paz total’ del presidente Gustavo Petro. El cupo se ofrece hasta por un millón de dólares. En Vicky en SEMANA, congresistas lo debatieron.