El gobierno de Italia prometió tomar medidas enérgicas contra los manifestantes que amenazan con bloquear las vías del tren en todo el país el miércoles como regla que requiere COVID-19 entraron en vigor las pruebas o vacunas para utilizar el transporte público para viajes nacionales de larga distancia. (Foto AP / Luca Bruno)
El gobierno de Italia prometió tomar medidas enérgicas contra los manifestantes que amenazan con bloquear las vías del tren en todo el país el miércoles como regla que requiere COVID-19 entraron en vigor las pruebas o vacunas para utilizar el transporte público para viajes nacionales de larga distancia. (Foto AP / Luca Bruno) - Foto: AP

coronavirus

Coronavirus hizo retroceder esperanza de vida en Italia, según las autoridades

En el norte, en las provincias de Bérgamo y Cremona, las más golpeadas en términos de mortalidad, los hombres perdieron 4,3 y 4,5 años de esperanza de vida, y las mujeres 3,2 y 2,9 años.

La pandemia del coronavirus hizo que la esperanza de vida en Italia se contrajera 1,2 años en 2020, y más de cuatro años en las provincias más golpeadas por la pandemia, anunció este lunes el Instituto Nacional de Estadística (ISTAT).

“En 2020, la propagación de la pandemia de la covid-19 y el fuerte aumento del riesgo de mortalidad que se derivó de ella interrumpieron bruscamente el crecimiento de la esperanza de vida al nacer que caracterizaba la tendencia hasta 2019, lo que conllevó una contracción de 1,2 años respecto al año anterior”, indicó el organismo en un comunicado.

En 2020, la esperanza de vida al nacer era de 82 años: 79,7 años para los hombres y 84,4 años para las mujeres, frente a los 81 y 85,3 años en 2019.

Las diferencias son más significativas en función de las regiones. En el norte, en las provincias de Bérgamo y Cremona, las más golpeadas en términos de mortalidad, los hombres perdieron 4,3 y 4,5 años de esperanza de vida, y las mujeres 3,2 y 2,9 años. En cambio, en las provincias de Foggia (sur) y de Enna (en Sicilia), las cifras bajaron menos: 1,7 y 1,5 años, respectivamente.

La pandemia causó 129.515 muertos en Italia, la mitad de ellos en las regiones del norte (Lombardía, Piamonte, Liguria, Umbría y Véneto), donde precisamente solo reside el 36 % de los 60 millones de italianos.

Italia fue el primer país de Europa golpeado por el virus, en febrero de 2020, y Lombardía se convirtió durante un tiempo en el epicentro de la pandemia mundial.

Variante delta del coronavirus se hace predominante en Italia

La variante delta del coronavirus sigue causando estragos en territorio europeo. Su dominancia ha hecho que se impongan nuevas restricciones a los viajeros, se recurra de nuevo al uso de tapabocas e incluso que se adelanten los planes para imponer los pasaportes covid-19.

Italia no escapa a esta realidad. Un nuevo estudio presentado por el Instituto Superior de Sanidad en colaboración con el Ministerio de Sanidad del país, que demuestra que la variante originada en la India ahora está presente en todo el territorio y estimó una prevalencia nacional del 99,7 %.

Para llegar a esta conclusión, las autoridades analizaron muestras aleatorias de covid-19 realizadas en todas las regiones del país, encontrando que la variante delta ya forma parte de los contagios corrientes y aumentando la preocupación sobre la población no vacunada.

Según el informe, en los últimos 45 días la variante delta se ha identificado en el 88 % de los casos positivos que surgen en el país, ratificando que esta es más contagiosa, aunque menos mortal, según los estudios recientes.

En las últimas horas, el primer ministro de Italia, Mario Draghi, aseguró que la vacuna contra el coronavirus acabará siendo obligatoria en el país y señala que las autoridades han decidido ampliar el pase sanitario.

En una rueda de prensa tras una reunión del consejo, el ministro de Sanidad, Roberto Speranza, indicó que a finales de este mes se empezará a administrar la tercera dosis de la vacuna en las personas con un sistema inmunitario débil, mientras que ha recordado que la vacunación siguen siendo obligatoria para los trabajadores sanitarios, un requerimiento que podría ampliarse a otros sectores.

En este sentido, al consultársele si la vía que seguirá Italia es hacia la vacuna obligatoria y una tercera dosis, Draghi respondió “sí”, y precisó que se ha establecido un “centro de control” para evaluar la aplicación del pase sanitario.

El uso del pase sanitario, que certifica haber recibido la pauta completa de la vacuna contra la covid-19, haberse recuperado de la enfermedad o haber dado negativo en una prueba diagnóstica en las últimas 48 horas, ya se ha extendido a diferentes ámbitos como el del transporte, pero los ministros estudiarán aplicarlo a más.

*Con información de la AFP.