coronavirus

Píldora anticovid de Pfizer, la salvación en Estados Unidos tras incremento de contagios en el país

La pandemia de la covid-19 está lejos de irse en territorio estadounidense.


La píldora contra la covid-19 de Pfizer, comercializada bajo el nombre de Paxlovid, “marca la diferencia” al limitar el número de hospitalizaciones y muertes, en un momento en que Estados Unidos vive una nueva ola epidémica, resaltó un alto funcionario de la Casa Blanca.

Después de un comienzo lento por cuenta del difícil acceso de los pacientes al medicamento, que se toma por vía oral durante cinco días tan pronto como aparecen los síntomas, se usó cuatro veces más en el último mes, dijo el doctor Ashish Jha, nuevo coordinador de respuesta al coronavirus de la Casa Blanca.

“Nuestras últimas estimaciones dicen que se hacen 20.000 recetas de Paxlovid todos los días”, dijo en conferencia de prensa. “Creo que esa es una razón principal por la que, a pesar del fuerte aumento de contagios, no hemos visto un aumento comparable en las muertes. Hemos visto un aumento en las hospitalizaciones, pero no tanto como se esperaba en este momento”, añadió.

Estados Unidos registra actualmente alrededor de 95.000 nuevos casos informados de covid-19 diarios, un número que puede estar en el subregistro por cuenta de la masificación de las pruebas rápidas caseras, cuyos resultados no siempre se comunican a las autoridades.

“Creo que Paxlovid marca una diferencia muy grande”, insistió Jha, al tiempo que recordó que los criterios de elegibilidad para recibir el fármaco eran “muy amplios” (personas con riesgo de desarrollar casos graves).

Este tratamiento antiviral funciona al reducir la capacidad del virus para replicarse, lo que frena la enfermedad. Algunas personas han observado que vuelven a enfermar después de los cinco días de tratamiento, y luego vuelven a ser positivas. Sin embargo, Jha advirtió que era difícil estimar con qué frecuencia sucedía este fenómeno y señaló que estas personas no terminaron en el hospital. Por ahora se planean ensayos clínicos para evaluar si es necesario un tratamiento más prolongado, indicó en la misma conferencia de prensa el doctor Anthony Fauci, asesor de la Casa Blanca.

Esta opción para evitar las muertes por covid-19 en Estados Unidos y en un nuevo pico de contagios llegó acompañada de un nuevo estudio realizado por investigadores de los Institutos Gladstone y la UC San Francisco, el cual concluyó que la infección con la variante ómicron, proporciona poca inmunidad a largo plazo en personas vacunadas contra otras variantes.

En experimentos efectuados con ratones y muestras de sangre de donantes infectados con ómicron, el equipo descubrió que la variante ómicron solo induce una débil respuesta inmunitaria. En los individuos vacunados, esta respuesta, aunque débil, ayudó a reforzar la protección general contra una variedad de cepas de covid-19. Sin embargo, en aquellos que no se habían vacunado previamente, la respuesta inmunitaria no pudo conferir una protección amplia y sólida contra otras cepas.

“En la población no vacunada, una infección con ómicron podría ser más o menos equivalente a recibir una inyección de una vacuna. Confiere un poco de protección contra covid-19, pero no es muy amplia”, detalló la doctora Melanie Ott, una de las responsables de la investigación, que se publicó en la revista científica Nature.

Por eso, el llamado del Gobierno de Estados Unidos a los ciudadanos que no se han vacunado contra la covid-19 es a que vayan a los centros de inmunización a lo largo del país para cumplir con su esquema de vacunación.

*Con información de AFP y Europa Press.