Tendencias
A las obras nuevas, en papel de colgadura, Beatriz González (1932) suma en ‘Bruma’ óleos de su pasado. Entre ellos, Cinta amarilla con cargueros II, Da-ve-y-va-I y Estudio cinta amarilla II.
A las obras nuevas, en papel de colgadura, Beatriz González (1932) suma en ‘Bruma’ óleos de su pasado. Entre ellos, Cinta amarilla con cargueros II, Da-ve-y-va-I y Estudio cinta amarilla II. - Foto: Diego García-Moreno

arte

La muestra de la semana: ‘Bruma’ de la maestra Beatriz González en Fragmentos, Espacio de Arte y Memoria

En Fragmentos, la artista presenta la instalación ‘A posteriori’, que, en diálogo con ‘Auras anónimas’ y otros óleos recientes, insiste en un mensaje que aún no cala en un país de víctimas y conflicto.

“Aquí se retoma la intención que tiene mi obra, que es la repetición, porque hay que insistir mucho en Colombia, en ciertas frases, en ciertos pensamientos; es una insistencia en la situación del país, es una insistencia en que no se repita más”, sentencia Beatriz González sobre la motivación que impulsó ‘Bruma’, la amplia muestra que presenta desde este jueves 15 de septiembre en Fragmentos, Espacio de Arte y Memoria. En esta, González mira a la memoria cubierta por la bruma que aún no devela tantas historias, tantos nombres, tantas vidas deshechas, tanta verdad como Colombia tiene derecho a delinear.

“Me esforcé en buscar colores más referidos al duelo. Son oscuros, como el negro sobre los zafiros de los cielos, que voy echando capa sobre capa, con veladura. Siempre he usado la veladura, pero ahora más, para que nada tenga contorno, porque así es la memoria traumática”, recalca la artista.

Organizada por el espacio Fragmentos, en asocio con el Museo de Arte Unal, la exhibición conmemora la desaparición forzada por medio de las pinturas de la artista colombiana más importante del país en pasado y en presente. En la sala principal del espacio se despliegan 27 obras reunidas alrededor de A posteriori, una instalación realizada en papel de colgadura comisionada para la ocasión.

En ella, seis de los ocho dibujos de su serie Cargueros se convierten en pinturas en papel de colgadura, con tonos amarillos envejecidos por el tiempo, enmarcados en el negro del arco de sus lápidas. A este montaje se suman más de 20 pinturas recientes, seis libretas de dibujo y, además, sus Auras anónimas. Esta obra, que consta de alrededor de 900 lápidas, configura el monumento en los columbarios del Cementerio Central. Increíblemente, aún se espera su consolidación como espacio público y su restauración. Mientras eso sucede, se traslada al contramonumento.

Parte de 'Bruma'
Parte de 'Bruma' - Foto: Beatriz González / Foto: Juan Carlos Barbero
Parte de 'Bruma' Beatriz González
Parte de 'Bruma' Beatriz González - Foto: Beatriz González / Foto: Juan Carlos Barbero

Para la curadora de la muestra, María Belén Sáez de Ibarra, “‘Bruma’ es, sobre todo, una imagen interior surgida desde lo profundo de la memoria de Beatriz González; imágenes que aluden a la muerte violenta y a la desaparición forzada. Es una imagen prerretiniana, donde la artista cuenta desde una iconografía, que ha interiorizado tanto en su vida, que corresponde no a una representación, sino a una encriptación de la memoria. Estas pinturas sean eternas”.

La exhibición incluirá también una vitrina de 15 metros en la que se suman otros personajes de González, que existen en las lápidas del cementerio de San Lorenzo, en Medellín. Son los Excavadores, cuyas figuras anónimas y sombrías cavan en la oscuridad incierta de la tierra. Así, también se incluye su reciente serie Funebria, en la que se observan trabajadores armados de pico y pala que abren cavidades rectangulares, sea para enterrar cuerpos o para exhumarlos.

Esta serie surge de las noticias de prensa, cuando en diciembre de 2019 se publicaron los hallazgos de fosas comunes en el cementerio Las Mercedes, de Dabeiba, donde se hallaron los cuerpos de decenas de jóvenes campesinos asesinados por las Fuerzas Armadas.

Fotografía de Fragmentos, Espacio de Arte y Memoria. Cortesía del museo.
Fragmentos, Espacio de Arte y Memoria. Museo Nacional de Colombia. Ministerio de Cultura. / Fotografía de Juan Fernando Castro. - Foto: Protomartyr

El espacio de la alumna

La exhibición, que estará abierta hasta mayo de 2023 con entrada libre, marca un encuentro entre Beatriz González y Doris Salcedo, dos de las artistas más representativas del arte contemporáneo, maestra y alumna, que han dedicado su trabajo a develar la historia del país.

A principios de 2022, Salcedo invitó a Beatriz a exhibir Auras anónimas en Fragmentos. Ante la oportunidad, González abrió una nueva ventana creativa para nuevos trabajos. Desde este jueves, entonces, los cargueros siguen repitiendo, esta vez desde el papel, sus marchas fúnebres. Y si bien sus contornos son difusos, no lo es la intención de estas obras y expresiones artísticas forjadas por décadas. Estas han sido claras desde su hechura en insistir.

*Fragmentos queda ubicado en la Carrera 7 n.º 6b-30, en Bogotá y abre de martes a domingo, de 9 a. m. a 5 p. m . La muestra abre el 15 de septiembre y su entrada es libre.