ÚLTIMA HORA flecha derecha

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 7/28/2018 5:30:00 PM

Pájaros de verano

La nueva película de Ciro Guerra, codirigida con Cristina Gallego, explora el mundo de los wayuu y su encuentro con el narcocapitalismo en los años setenta y ochenta. ***

Pájaros de verano, reseña de Manuel Kalmanovitz G Los protagonistas de ‘Pájaros de verano’ son actores naturales. El público aclamó esta película en la pasada edición del Festival de Cannes.

País: Colombia

Director: Ciro Guerra y Cristina Gallego

Guion: María Camila Arias y Jacques Toulemonde

Actores: José Acosta, Natalia Reyes, Carmiña Martínez

Duración: 125 minutos

Uno de los escenarios más resonantes de este filme es una casa compuesta por volúmenes geométricos regulares, muy cuadrada y blanca, con un jardín de piedras, que resalta en medio de las planicies áridas de La Guajira. Tiene el aire arrogante del esfuerzo humano que insiste, terco y ciego, con sus sueños de dominio.

Su simetría y el contraste con la arena que la rodea transmite la idea de lo distantes que están sus habitantes de su entorno físico, del mundo en el que crecieron; es una distancia que se siente como una pérdida irremediable y absoluta.

Aunque queda claro el costo para la cultura wayuu del choque con el espíritu narcocapitalista, el efecto que tiene en la interioridad de los personajes y la forma en que los transforma termina siendo una incógnita.

Hay varios elementos de El abrazo de la serpiente que se pueden ver en esta nueva película de Ciro Guerra (codirigida con Cristina Gallego, su productora y esposa): culturas indígenas que tambalean al encontrarse con Occidente, hombres aventureros e inquietos, el tono épico de la narración, el uso intensivo de lenguas indígenas y la especial sensibilidad hacia paisajes inhóspitos que, además de hermosos, condicionan profundamente la manera en que los humanos viven allí.

Puede leer: Colossal según Manuel Kalmanovitz

Estructurado en capítulos, con un narrador ciego que canta lo sucedido, Pájaros de verano ofrece un resumen del ascenso y caída de un contrabandista en el contexto de la bonanza marimbera de los años setenta y ochenta (en una entrevista Gallego decía que su idea era hacer El padrino en La Guajira, aunque el arco de la pobreza a la opulencia recuerda no la etapa institucional de los mafiosos de las películas de Coppola, sino un momento más temprano, el de Scarface o los gánsteres de los años treinta, con su hambre, ansiedad y desesperación).

Todo esto se encarna en Rapayet Abuchaibe (José Acosta), el protagonista que entra a ser parte del mundo criminal cuando busca dinero para conseguir las cabras, vacas y collares que le piden como dote para casarse con Zaida (Natalia Reyes).

El asunto central es la pérdida de la identidad local, que al comienzo se define con tres frases concatenadas (“si hay familia, hay honor. Si hay honor, hay palabra. Si hay palabra, hay paz”) y que ofrecen una lógica que se desvanece ante la avalancha del dinero del narco (es decir, el capitalismo en su versión más salvaje y despiadada) y el contacto con los extraños.

Le recomendamos: Conoce la historia del Festival Internacional de Cine de Panamá

En ese sentido, se repite la idea romántica de los indígenas de El abrazo de la serpiente como pueblos íntegros y puros que sufren no por sus contradicciones internas, sino por los fatídicos encuentros con extraños que los tientan y hacen perder el camino.

Aunque hay una mujer fuerte, Úrsula Pushaina (Carmiña Martínez), la película privilegia la esfera masculina de tipos silenciosos con rostros interesantes que hacen sus negocios mientras ofrecen imágenes pintorescas de armas y pintas mafiosas (mucha camisa de seda colorida, mucha gafa oscura, mucha pistola que combina con lo anterior).

La esfera íntima resulta mucho menos desarrollada y aunque queda claro el costo para la cultura wayuu del choque con el espíritu narcocapitalista, el efecto que tiene en la interioridad de los personajes y la forma en que los transforma termina siendo una incógnita.

Secretos ocultos

*1/2

Historia de suspenso familiar con una historia enredada e inverosímil.

Amor de medianoche

*

Romance adolescente con paisajes lindos, gente bien parecida pero inexpresiva y enfermedades incurables.

El hilo de Ariadna

***

Una sobrina hace un documental ambivalente y agudo sobre su tía, acusada de torturar durante la dictadura de Pinochet.

Los tatuajes falsos

***

Película que sigue fluidamente el romance entre un chico de 18 y una chica de 19 durante un verano tranquilo en Montreal.

TEMAS RELACIONADOSflecha opinion

EDICIÓN 0

PORTADA

¡Rebeldes con canas!

La estricta cuarentena para los mayores de 70 años tiene la rebelión de las canas al rojo vivo. ¿Había otra opción?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1987

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.
paywall