Home

Deportes

Artículo

FC Porto's Portuguese coach Sergio Conceicao reacts during the UEFA Champions League, group B, first leg football match between FC Porto and Club Brugge at the Dragao stadium in Porto, on September 13, 2022. (Photo by MIGUEL RIOPA / AFP)
Sergio Conceicao, incrédulo, durante el partido de Champions entre Porto y Brujas. - Foto: AFP

deportes

Inaceptable: hinchas del Porto agarraron a piedra a la familia de su técnico

Sergio Conceicao pagó los platos rotos de la goleada en Champions League a manos del Brujas de Bélgica,

El coche con la familia del entrenador del Porto, Sérgio Conceiçao, fue apedreado en la noche del martes 13 de septiembre a la salida del estadio Do Dragao, tras la derrota 4-0 contra el Brujas en la Liga de Campeones, informaron este miércoles 14 medios locales.

Según el diario deportivo Record, el vehículo en el que estaban la esposa del técnico, de 47 años, y dos de sus hijos, fue objeto del ataque de un grupo de aficionados cuando dejaban el estadio. Estos hinchas apedrearon el coche hasta romper las ventanillas e insultaron a sus ocupantes, pero sin llegar a herirlos, afirma la prensa portuguesa.

El club portugués condenó este miércoles el ataque en su web oficial. “El Porto rechaza totalmente el ataque al coche de la familia de Sergio Conceiçao delante del estadio Do Dragao. Lamentamos también la falta de protección por parte de las autoridades y pedimos que el autor o autores de este salvaje acto sean rápidamente identificados”, afirmó el vigente campeón de Portugal en un comunicado.

En la liga portuguesa, el Dragón es actualmente tercero, a tres puntos del líder, el Benfica. En cambio, su inicio en la Champions ha sido más difícil con dos derrotas frente al Atlético de Madrid (2-1) y el Brujas (4-0), que lo ponen en una situación apremiante por la falta de resultados y una nómina que quedó disminuida tras la salida de Luis Díaz, Jesús Corona, entre otros.

Leve esperanza

Lo único que le salió bien al equipo luso es que Atlético también perdió y le deja remotas opciones de revertir la situación en las cuatro fechas que faltan. El cuadro ‘colchonero’ perdió 2-0 en su visita al Bayer Leverkusen y se complica su futuro en el grupo B de la Liga de Campeones, que lidera el Brujas con seis puntos tras la goleada en calidad de visitante.

Tras una primera parte sin goles y sin, prácticamente, ocasiones de gol para ninguno de los dos equipos, el Leverkusen aprovechó que el Atlético se estiró en el tramo final del partido para buscar el gol y sentenciar con goles de Robert Andrich (minuto 84) y de Moussa Diaby (87).

“Parecía que teníamos más o menos controlado el partido porque no estaban pasando muchas cosas, pero luego, en dos contraataques, nos hicieron dos goles (...). Tenemos que ser más agresivos en las dos áreas”, lamentó el capitán rojiblanco Koke.

“Es un partido que no pudimos resolver antes de los 70-80 minutos, que ya habríamos tenido un poquito más de tranquilidad (...) y en el final nos agarraron abiertos, vino el primer gol y terminaron cerrando el partido con otro contragolpe”, coincidió su entrenador Diego Simeone.

Tras estos resultados, el Brujas, próximo rival del Atlético, lidera sorprendentemente el grupo B con un pleno de seis puntos, seguido por Bayer y Atlético con tres; cierra sin puntuar el Porto, que discutirá la continuidad de Conceicao por los resultados y los recientes hechos de orden público.

Como ya intuía Simeone en la víspera, el Bayern Leverkusen no quiso asumir la responsabilidad de llevar el ritmo del partido pese a jugar en su estadio. El Atlético se dedicó a controlar sin asumir tampoco excesivos riesgos en defensa. Así, ninguno de los dos equipos gozó de ocasiones claras para marcar en la primera parte y la jugada más destacada fue un centro de Koke que tocó en la mano del defensa burkinés Edmond Tapsoba.

Pese a las protestas de los jugadores colchoneros, el árbitro inglés Michael Oliver no concedió la pena máxima, ayudado por el videarbitraje (24). Con un solo disparo entre palos por cada equipo, no es de extrañar que el resultado al descanso fuera el inicial 0-0.

Simeone retiró de la cancha a Saúl Ñíguez por Rodrigo de Paul, para buscar más profundidad ofensiva, y lo primero que se encontró el Atlético fue la mejor ocasión del Leverkusen, con un remate del checo Patrick Schick. Este, tras superar al croata Ivo Grbic, que jugó al no estar aún recuperado al 100 % de su lesión Jan Oblak, estrelló la pelota en el larguero (48).

Pasada la hora de juego, Simeone se lo jugó todo a una carta dando entrada a Yannick Carrasco y, sobre todo, Antoine Griezmann, muy acertado de cara al gol esta temporada, pese a no ser titular por sus problemas contractuales. Lamentablemente, los errores defensivos hicieron mella en el final del partido y el Leverkusen terminó imponiéndose 2-0 en su estadio.