deportes

“Le vamos a partir el tobillo”, pareja de Jarlan Barrera confiesa las amenazas que recibieron

Melissa Cuadrado ha vivido los momentos de dificultad y de gloria con el hombre que le dio el título a Nacional.


El mensaje que Melissa Cuadrado puso en sus redes sociales cuando Atlético Nacional quedó campeón, fue casi como el grito atrancado de victoria que tenían los miles de hinchas verdolagas que desde 2017 no eran campeones.

Fueron más que 90 minutos aguantando insultos en redes sociales contra su pareja Jarlan Barrera. ´Gordo´, ´fracasado´, ´mercenario´, ´pechofrío´ son algunos de los insultos que ha soportado.

Por eso cuando el jugador de 26 años logró escabullirse entre los jugadores del Tolima y cabecear el balón que se fue al fondo de la red y le dio la estrella 17 al verde paisa, Melissa se sintió con luz verde para responder lo que por mucho tiempo se guardó.

“Fue un mensaje que me salió del alma. Nunca publico nada, pero en ese momento me dejé llevar de la emoción y de ver que algunos comentarios son hirientes. No los leo todos, entiendo el trabajo de Jarlan, es una es figura pública, pero la gente se desahoga de manera muy fea”, dijo Melissa Cuadrado a SEMANA.

Melissa sabe que por mucho que haya guardado, esa explosión en redes le genera muchas críticas. Es más visible cuando se reacciona, no lo que se soporta.

“Uno aguanta mucho y cuando responde es la peor persona para muchos”, argumentó.

Su publicación fue corta y contundente. “Y el fracasado acaba de sacar campeón al equipo más grande de Colombia. El gordo, el que nunca ‘corre’, acaba de demostrar que es capaz de eso y mucho más. Te amo, mi amor”, dijo con ahínco.

El partido lo vivió al lado de la familia de su pareja y fue tan tensionante lo que se vio en Ibagué que ella, frente al TV, no se dio cuenta de que Jarlan anotó el gol definitivo.

“No supimos quién, cuando narraron el nombre de él todos lloraron y yo quedé en shock y paralizada. Cuando el partido finalizó no lo asimilaba. Lloré cuando lo vi desconsolado y desahogándose. Luego él me hizo una videollamada y me agradeció por tanto aguante”, relató sobre la intimidad de la celebración.

Asegura que Jarlan ya se hizo fuerte en medio de tanta crítica y sabe que en el fútbol la frase de amor y odio a un solo paso de distancia no es un lugar común.

El volante tuvo otro sufrimiento diferente en este semestre con Nacional.

“Para él fue duro perder la continuidad, eso fue lo que más le dolió, se ponía pensativo y yo le decía: “amor no importa, así sean 5 o 10 minutos te tienes que lucir”, relató.

Fue un momento que puso a prueba hasta su relación. Jarlan es introvertido pese a su cultura costeña.

“Notaba que llegaba aburrido, callado, él no se queja, yo le sacaba las palabras a la fuerza”, declaró.

Han sido tantos los mensajes de hinchas desadaptados que insultan y lastiman que uno la alcanzó a preocupar.

“Le vamos a partir el tobillo”, fue lo que leyó entre tanta cosa que intentó eliminar.

La mayor cantidad de burlas que recibe Jarlan es por su físico. Sin embargo Melissa explica que hace parte de su contextura.

“Es de herencia, la familia es así. Él se esfuerza, entrena personalizado, intenta dar lo mejor de él para manejar buenos hábitos y quisiera ser más flaco. Simplemente, es un proceso”, dijo a este medio agregando que es comprometido y va a citas de nutricionista.

Barrera también estuvo en el ojo del huracán porque su exesposa lo acusó de dejar por fuera del apartamento a su hijo. Melissa habla del rol de papá que conoce de cerca y en el cual se desempeña con el mismo amor y dedicación que al fútbol.

“Cuando él ha tenido la oportunidad de compartir con su hijo, es muy apegado a él. Siempre ha respondido 100 % con el niño. Lo que pasó es de mala intención, no lo ha dejado solo, ni le ha negado nada. Juan Sebastián no tiene nada que ver con la vida de pareja”, dice Melissa. Además, asegura que tiene una excelente relación con el pequeño.

“Me la llevo superbién con el niño, soy respetuosa con él”, describe de JuanSe quien además es fanático de Nacional y le encantaría compartir un día con la barra de LDS.

Melissa y Jarlan son la muestra de que para llegar a la gloria, los caminos espinosos son la mejor escuela. Hoy muchas de las tristezas se transformaron en alegría. De hecho el volante protagonizó un momento jocoso en la premiación en la que el jugador llegó bailando y su emoción se desvaneció al ver que únicamente quedaba una medalla y dos de sus compañeros estaban esperando lo mismo.

El autor de la anotación del título no vaciló y pasó por delante de los otros jugadores, y de los presidentes de la Dimayor, Fernando Jaramillo, y del club Atlético Nacional, Emilio Gutiérrez; y los micrófonos de la transmisión captaron el gracioso momento.

“No me voy a quedar sin medalla, tienen huevo”, dijo el jugador de manera jocosa.

Melissa confesó lo sucedido.

“Lo dijo de gracia con expresiones costeñas. Se quedó con la última medalla”, acotó.

Terminado el campeonato, empieza el mercado de pases y se menciona que Jarlan tiene ofertas de Brasil, México, Arabia y hasta Catar. Melissa salió al paso a los rumores.

“Solo sé que tiene su cabeza en Nacional”, afirmó.

Pese al daño causado, Melissa reconoce que la mayoría de hinchas de Nacional son fieles y agradecidos con Jarlan. Entiende las pasionalidades de este deporte que son como una montaña rusa. Pide además reconocimiento a todos los jugadores, no solo a las figuras. Está convencida que el mérito es grupal.

“Quiero agradecerles a los seguidores por lo bueno. Es una hinchada hermosa y la mejor de todo Colombia y recordarles que independiente que sean jugadores también son personas. Ningún jugador entra a una cancha a perder. A veces no se tienen los mejores 90 minutos, pero el fútbol es impredecible y no depende de una sola persona”, agregó.

Todo lo vivido los unió más. Melissa y Jarlan hoy disfrutan de un merecido descanso y recargan energías para ser protagonistas de una nueva aventura en el fútbol y enfrentar la dureza de las situaciones como el equipo que son.