Home

Deportes

Artículo

Brasil Serbia
“Me di cuenta de que el fútbol podría ser algo más que mi carrera. Sería una manera de ayudar a mi familia (...) Mi mamá trabajaba todo el día para poner comida en la mesa. Ella fue una guerrera, pero no podía hacer todo sola”, dijo para el portal The Players Tribune. - Foto: REUTERS

qatar 2022

Richarlison: el goleador de Brasil que pasó de vender helados a ser la estrella en el Mundial de Qatar 2022

La historia del delantero brasileño se ha vuelto una inspiración para los más jóvenes.

El pasado jueves, el delantero brasileño Richarlison, deslumbró a los aficionados del fútbol con una actuación impecable en el debut de Brasil en el Mundial de Qatar 2022. El ariete, que actualmente milita en el Tottenham de Inglaterra, marcó doblete ante Serbia, siendo uno de sus goles el mejor de la cita orbital, hasta el momento.

El brasileño, de 25 años, quien prometió algún día brillar en el fútbol después de ser humillado, hoy cumple uno de sus sueños y, como si fuera poco, es protagonista de ese anhelo. “No sé si están sintiendo el olor, pero en la selección huelo a gol”, dijo este jueves después de ser la figura.

En imágenes : Las mejores imágenes del día en Qatar 2022
Richarlison de Brasil marca su segundo gol, partido Grupo G - Brasil contra Serbia - Lusail Stadium, Lusail, Qatar - 24 de noviembre de 2022 - Foto: REUTERS

Su historia inspira al mundo del fútbol, pues desde muy joven emprendió vendiendo helados en su tierra y lavando carros. Sin embargo, en su primer día jugando fútbol se dio cuenta que en el deporte rey podría sacar a su familia de la miseria.

“Me di cuenta de que el fútbol podría ser algo más que mi carrera. Sería una manera de ayudar a mi familia (...) Mi mamá trabajaba todo el día para poner comida en la mesa. Ella fue una guerrera, pero no podía hacer todo sola”, dijo para el portal The Players Tribune.

“No me veía haciendo algo que no fuera jugar al fútbol”, confesó el jugador que hoy tiene vibrando a todo el país carioca.

Desde muy joven aprendió las lecciones en el fútbol, pues muchos obstáculos se encontró. Avaí y Figueirense, dos clubes de Florianópolis, a casi 1.800 kilómetros de casa, le dijeron que “no” a sus condiciones de futbolista. No obstante, América Mineiro de Belo Horizonte lo acogió en sus inferiores.

Cuando todo parecía encaminarse, la preocupación volvió a aparecer en su vida, pues a sus 17 años aún no firmaba contrato como profesional.

Sin embargo, una anécdota amarga le cambió la vida para motivarse y jugar al fútbol. Richarlison cuenta que un día de pesca junto a su padre, un hombre “gritó y humilló a mi padre frente a todo el mundo, diciéndole que podría expulsarlo de la casa cuando quisiera”.

“Antes de eso, ayudar a mi familia a través del fútbol era una idea. Después, se volvió una obsesión”, agregó. Gracias a ello, el brasileño se entrenó fuerte y atrajo miradas. Para el mes de diciembre de 2014, América Mineiro le ofreció un contrato.

Su sueño no paró ahí, pues gracias a sus condiciones mostradas en el fútbol de su país, un equipo que apuesta a jóvenes promesas, como lo es el Watford, lo fichó. No obstante, con el equipo amarillo solo duró una temporada, pues un gigante de Inglaterra como el Everton apostó sus fichas por él, agrandando más su leyenda.

Con los ‘Toffees’ jugó de extremo y delantero centro, anotó 53 goles en 152 juegos antes de partir, en julio, al Tottenham. Estando con el equipo de la ciudad de Liverpool, fue llamado por Tite para enfundarse la ‘verdeamarela’ por primera vez en 2018, después del Mundial de Rusia.

“¡El fútbol me salvó!”, dijo al diario Globo en 2020. “Es por eso que tomo posiciones y muestro mi indignación: por el mínimo de dignidad e igualdad de todos los brasileños que no tuvieron la misma suerte que yo tuve”.

Ahora, el delantero brasileño tiene soñando a los millones de fanáticos con un nuevo título mundial. Cabe recordar que la selección sudamericana no gana una cita orbital desde el año 2002, cuando los que fueron sus ídolos (Ronaldo, Roberto Carlos, etc) se alzaron en Corea y Japón.