deportes

Video | Indignado, narrador relató los fuertes disturbios entre aficionados en México

Los hechos en el partido entre Atlas y Querétaro le han dado la vuelta al mundo este fin de semana.


Al menos 22 personas han resultado heridas, dos de gravedad, tras una pelea multitudinaria entre aficionados de los clubes del fútbol mexicano, Querétaro y Atlas, durante la disputa en la noche del sábado de su encuentro en el estadio de La Corregidora, en el centro del país azteca.

La Coordinación de Protección Civil del Estado de Querétaro también informó en Twitter que nueve de los heridos fueron trasladados al Hospital General, y entre ellos están dos personas en estado grave.

“Condeno con toda energía la violencia del día de hoy en el estadio Corregidora. La empresa propietaria de Gallos e instituciones deberán responder por los hechos. He dado instrucciones para que se aplique la ley con todas sus consecuencias. En Querétaro no hay impunidad”, hizo saber el gobernador del estado, Mauricio Kuri, en un mensaje de Twitter.

Mikel Arriola, presidente ejecutivo de la Liga MX, lanzó en Twitter un mensaje de rechazo de estos acontecimientos: “Se castigará ejemplarmente a los responsables por la ausencia de seguridad en el estadio. ¡La seguridad de nuestros jugadores y afición es prioridad!”.

Los incidentes comenzaron en torno al minuto 60 del encuentro, cuando cientos de aficionados de los dos equipos se agredieron en una enfrentamiento masivo, donde muchos de ellos invadieron el terreno de juego, obligando a suspender el partido.

El narrador de Fox Sports en México, canal que tenía los derechos de transmisión para este compromiso, relató los aterradores momentos que se vivieron en la casa de los Gallos Blancos. “Es increíble que a estas alturas de la vida todavía ver este tipo de acciones en un deporte que todos queremos y creemos que es familiar”, dijo mientras el partido continuaba en juego, pero en las tribunas ya se veían personas corriendo para huir de la pelea.

Segundos después, el árbitro tuvo que dar por terminado el encuentro y los jugadores de ambos equipos corrieron hacia los vestuarios para buscar refugio. “Están invadiendo (sic) por seguridad mujeres y niños. Es realmente lamentable lo que está sucediendo”, añadió el encargado de la transmisión.

“Se tuvo que detener el partido por la seguridad de todos, están ingresando al terreno realmente asustados. Hablábamos de la rivalidad y lamentablemente no se pudo contener. Es un partido de alto riesgo y la seguridad no pudo contener lo que está sucediendo”, agregó.

Los problemas entre hinchas de Atlas y Querétaro se remontan al año 2007, cuando una victoria de los rojinegros decretó el descenso de los Gallos.

“Rufianes y delincuentes que, lejos de apoyar a sus equipos, vienen a provocar violencia. Encontrarse a golpes con el de la camiseta del otro equipo”, calificó el narrador.

A pesar que en los datos oficiales aseguran que no hay víctimas fatales, aficionados que vivieron el caos dentro del estadio cuentan que “hubo bastantes muertos”.

Mauricio Kuri, gobernador del estado de Querétaro, reiteró en una rueda de prensa este domingo que “el saldo es 26 personas que requieren atención médica hospitalaria (24 hombres y 2 mujeres); de esos 26, tres ya fueron dados de alta. De los 23 aún hospitalizados, tres se encuentran graves, 10 delicados y los 10 restantes sin gravedad”.

“Lo sucedido ayer es un atentado a Querétaro, a quienes creemos en los valores. No tengo palabras para condenar la violencia, abuso, sin razón de lo que ocurrió ayer. Condeno y lamento lo sucedido, es una pena que hechos terribles como estos se den en un estado que es un símbolo de la Independencia”, añadió Kuri.

Mikel Arriola, presidente de la Liga MX, se trasladó en las últimas horas a Querétaro para ponerse al frente de las decisiones que podrían ir desde una sanción de varios años al estadio, hasta la desafiliación del club que oficiaba como local.