deportes

Video: una curva mal tomada desata accidente múltiple en la Fórmula E

Ocho monoplazas se vieron inmersos en la situación que detuvo la carrera por casi 40 minutos.


No hay Fórmula 1, pero el automovilismo no se detiene. Este sábado se disputó la penúltima carrera de la temporada de la Fórmula E en Seúl (Corea del Sur), dejando como resultado un accidente de carrera en el que al menos ocho monoplazas se estrellaron de frente con la barrera.

El video de la transmisión oficial refleja el momento en el que uno de los pilotos toma mal la curva a la derecha, provocando una ola de choques a continuación. Uno a uno los coches se van apilando contra la barrera, siendo Nyck De Vries, piloto de Mercedes EQ, el que deja la imagen más impactante del día, pues no logra esquivar a Sebastien Buemi y termina levantándolo desde atrás.

Afortunadamente, el halo, sistema de seguridad que también se usa en la F1, impide que la situación pase a mayores, marcando de esta manera otro triunfo para los recientes cambios a los que han sido sometidos los monoplazas con el fin de asegurar la integridad de los pilotos. Aunque no hubo heridos de consideración, la carrera se mantuvo detenida durante casi 40 minutos, mientras el personal retiraba todos los automóviles y despejaban la vía.

La detención sirvió para que la pista, que estaba húmeda por la lluvia en horas de la mañana, se secara y permitiera un mejor desenlace. La victoria fue para Mitch Evans, de la escudería Jaguar TCS Racing, que sorteó una jornada accidentada para cruzar primero en la meta del circuito de Seúl.

Con la enseñanza de lo sucedido este sábado, los pilotos tendrán que evitar al máximo los accidentes en el segundo día de carrera en territorio coreano este domingo. La competencia promete ser una lucha apasionante, ya que la victoria de hoy dejó a Evans con posibilidades de pelear por el campeonato. Ahora son solo 21 puntos lo que lo separan del líder de la clasificación, el belga Stoffel Vandoorne, que llegó a 195 unidades en la punta.

Otra vez el halo

Más allá de lo que puede impresionar la imagen del accidente, la principal conclusión es que el halo vuelve a consolidarse como un éxito de la nueva estructura de los monoplazas. Después de tantos años de accidentes que provocaron grandes daños físicos a los pilotos, este sistema de seguridad parece ser inquebrantable sea un choque de bajo riesgo o uno grave como el del chino Guanyu Zhou, hace poco en Silverstone.

Mientras toda la atención estaba puesta en la lucha entre Max Verstappen y Carlos Sainz, a lo lejos se ve el momento en que el auto del piloto chino da vueltas en el aire llevándose la peor parte del al chocar contra la reja que divide el circuito con los asientos del público.

Inmediatamente después del accidente, los servicios médicos llegaron hasta la zona donde se encontraba el monoplaza de Zhou y afortunadamente lo lograron sacar sin mayores inconvenientes. Mientras tanto, en los boxes, los demás pilotos que no estuvieron implicados en el choque rogaban porque su colega se encontrara en buenas condiciones, algo que se logró gracias a la nueva estructura de los autos por petición de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA).

Alfa Romeo driver Guanyu Zhou of China crashes at the start of the British Formula One Grand Prix at the Silverstone circuit, in Silverstone, England, Sunday, July 3, 2022. (AP Photo/Frank Augstein)
Antes de la primera curva se produjo el accidente que obligó a la organización a detener la carrera - Foto: AP

Por suerte Zhou salió ileso y mucho tuvo que ver la presencia del halo para evitar un golpe certero en la cabeza. “Estoy OK, todo está claro. El halo me salvó”, dijo el piloto de Alfa Romeo a través de su cuenta de Twitter.

“Nunca es agradable ver cosas así y quedó demostrado una nueva vez hoy que el halo mejora enormemente la seguridad”, declaró por su parte el piloto neerlandés Max Verstappen. “Creo que sin él, Zhou se encontraría en otro estado diferente”, agregó.

Criticado por varias razones a su llegada, por su forma antiestética y por su impacto en la visibilidad de los pilotos y espectadores, el halo sigue dando pruebas de su eficacia.