deportes

El aparato que le salvó la vida al piloto Guanyu Zhou ante impresionante accidente en la Fórmula 1

El halo, un protector de cabina de los pilotos, se utiliza desde 2018 en estas competencias.


‘Me salvó la vida’, dijo incrédulo y agradecido el piloto el piloto Guanyu Zhou tras el gravísimo accidente del Gran Premio de Gran Bretaña en el circuito de Silverstone con la escudería Alfa Romeo, que terminó volcado a un lado de la pista en su auto e increíblemente resultó ileso

El altercado le dio la vuelta al mundo pues Zhou se volcó por varios metros hasta que su monoplaza impactó con el muro de contención y quedó debajo de las gradas. El auto quedó totalmente destruido.

“Estoy bien, todo claro. El halo me salvó hoy. ¡Gracias a todos por sus amables mensajes!”, publicó Guanyu Zhou en su cuenta de Twitter oficial y una foto suya sin un solo rasguño tras ser evaluado en un hospital.

La competencia se detuvo durante una hora en el que Guanyu Zhou tocó al inglés George Russell (Mercedes). Otro de los pilotos afectados fueron el francés Esteban Ocon (Alpine), al japonés Yuki Tsunoda (Alpha Tauri) y al tailandés Alex Albon (Williams).

Tras lo sucedido este domingo el halo es más valorado en la Fórmula 1 y no es la primera vez que este elemento de protección salva vidas. Ya lo había hecho con Nissany de un escalofriante accidente en la F2 cuando Dennis Hauger literalmente salió volando hasta aterrizar encima de la cabeza de Roy y los dos salieron bien librados.

También con Charles Leclerc en el Gran Premio de Bélgica o Lewis Hamilton en su toque con Max Verstappen en Monza.

Por supuesto, el accidente ocasionó que Guanyu Zhou, Alex Albon y George Rusell tuvieran que retirarse de la carrera por el estado en el que quedó su monoplaza. Lo más preocupante para cada una de sus escuderías es que tendrán que trabajar en tiempo récord esta semana para recuperar el auto camino al Gran Premio de Austria, que está programado para el próximo domingo 10 de julio.

La función del halo es brindar seguridad en las monoplazas de automovilismo y protege la cabina del piloto de golpes de objetos contundentes externos.

Son tres barras flexibles de titanio ubicadas delante y sobre la cabeza del conductor, que tiene un peso de 10 kilogramos y ha sido criticado por su forma estética. Además, se aseguraba que afecta la visión y que dificultaba la extracción del piloto en caso de accidente. Irónicamente, el mismo Guanyu Zhou reconoce que por el halo está contando el cuento.

La Federación Internacional del Automóvil lo desarrolló y se usa desde el año 2018.

El halo está hecho de titanio y es una especie de T curveada que se instala en la parte frontal de la cabina del piloto. Resiste hasta 12 toneladas.