economía

“Aquí comiéndome estas salchichas”: Faustino ‘Tino’ Asprilla publica video crítico con la reforma tributaria de Petro

El futbolista retirado resultó crítico con la iniciativa tributaria del Gobierno y cuyos impuestos a las salchichas, por ejemplo, han generado controversia.


“Impuesto pa’ la comida, que pa’ que comamos sano; no, yo veré qué cómo. A mí me enseñaron a comer en la casa, salchicha, butifarra o lo que sea, es la comida del pueblo. ¿O qué dicen ustedes panitas?”, fue el mensaje que publicó el futbolista retirado Faustino ‘El Tino’ Asprilla a través de su cuenta en Twitter. Con él pretende criticar la posibilidad de que la reforma tributaria del presidente Gustavo Petro toque alimentos como las salchichas. El Gobierno ha aclarado en que no lo hará, pero no hay total claridad al respecto.

“Aquí comiéndome estas salchichas. Esto no me lo prohíbe nadie, yo veré qué cómo. Es mi problema, yo me como lo que yo quiera. Qué cuento tan... que no se pueden comer salchichas, que engordan”, dijo Asprilla en el referido video.

Vea el video que publicó Faustino Asprilla:

El proyecto de reforma tributaria presentado por el ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, sigue dando de qué hablar. El punto sobre los impuestos a productos azucarados y ultraprocesados ha sido uno de los más polémicos, pues algunos sectores aseguran que impactaría negativamente el bolsillo de las clases populares. El Gobierno entrante ha insistido en que estos productos representan grandes problemas para la salud de quienes los consumen. En ese sentido, con una eventual llegada de impuestos a los alimentos ultraprocesados se pretende reducir el consumo de los mismos.

Este proyecto de ley propone la creación de un impuesto al consumo de la producción para su posterior venta e importación de alimentos ultraprocesados y con alto contenido de azúcares añadidos, considerando los potenciales efectos en la salud de los colombianos derivados del consumo de estos productos”, dice textualmente el proyecto que ya fue radicado en el Congreso.

Ante el claro objetivo de la reforma tributaria sobre gravar productos ultraprocesados y con altos niveles de azúcar, surgió una polémica en torno al futuro de uno de los alimentos más populares entre los colombianos: el salchichón. No es un secreto que una de las combinaciones tradicionales en las tiendas de barrio es el salchichón con gaseosa, por lo que la incertidumbre sobre el precio que tendrán estos productos a futuro resultó preocupante para algunos sectores.

Aunque la gaseosa sí está dentro del listado de productos que se pretende gravar, con el salchichón existe una excepción, la cual está contemplada en el texto del proyecto y fue citada por el senador Gustavo Bolívar para intentar aclarar el tema. “Colombianos, no se dejen engañar. La reforma tributaria del gobierno Petro NO gravará productos como el salchichón y la butifarra, entre otros”, manifestó el senador Gustavo Bolívar en su cuenta de Twitter. Para reforzar su punto, pidió que el debate se dé con “argumentos reales”, por lo que citó textualmente el contenido de la reforma.

El texto de la reforma tributaria, en su artículo 4.3.1.2, expone que “el impuesto nacional al consumo de los alimentos ultraprocesados y con alto contenido de azúcares añadidos corresponderá a un tributo con una tarifa del 10 % sobre la tarifa del bien”. Sin embargo, hace la siguiente salvedad: “Ahora bien, considerando la importancia de algunos de estos productos en la canasta básica de los hogares colombianos, algunos bienes no serán gravados por este impuesto para no afectar el ingreso de los hogares más vulnerables, entre los que se destacan la mortadela, la butifarra, el salchichón, entre otros”.

La reforma aclara que la base gravable del presente impuesto está constituida por el precio de venta y, en el caso de los productos importados, el precio de venta corresponderá al valor declarado de la mercancía importada, en pesos CIF (costo, seguro y flete).

Así mismo, el documento aclara que los alimentos ultraprocesados son formulaciones industriales principalmente a base de sustancias extraídas o derivadas de alimentos, además de aditivos y cosméticos que dan color, sabor o textura para intentar imitar a los alimentos.

Además, añade: “Estos productos están nutricionalmente desequilibrados. Tienen un elevado contenido en azúcares libres, grasa total, grasas saturadas y sodio, y un bajo contenido en proteína, fibra alimentaria, minerales y vitaminas, en comparación con los productos, platos y comidas sin procesar o mínimamente procesados”.