economía

Congreso, cerca de abrirle la puerta al contrato de trabajo por horas

Un proyecto de ley, al que le falta su trámite en Senado, permitiría esta forma de pago y cotización para personas que trabajen de forma remota. Entrevista con el autor de la iniciativa.


Un proyecto de ley que acaba de ser aprobado por la Cámara y solo le falta el tránsito en el Senado, promete generar fuertes debates en Colombia, pues abriría la puerta para la primera regluación del contrato de trabajo por horas.

La iniciativa es de autoría del representante a la Cámara, Alfedo Deluque, quien radicó el proyecto de ley desde el año pasado, para fijar reglas claras alrededor del trabajo remoto. Con la llegada de la pandemia, su discusión cobró más importancia.

Esta semana, en la plenaria de la Cámara le dieron el visto bueno a aspectos como fijar mínimos para quienes deban laborar desde puntos remotos. Estos trabajadores deberán tener garantías de parte de los empleadores y de las administradoras de riesgos laborales (ARL).

Hasta ahí, poco había cambiado. El momento polémico llegó al final del debate, con la discusión de los artículos nuevos, uno de los cuales, tocaba justamente el trabajo por horas, específicamente para los trabajadores que están en modo remoto.

En diálogo con SEMANA, Deluque explicó que el proyecto pretende fijar que los contratos remotos no puedan violar las normas establecidas, es decir que se pueda contratar por menos de media jornada laboral, ni por más de la jornada completa.

"Como es un contrato remoto y puede ser objeto de negociación entre empleado y empleador, el número de horas equivalente a media jornada laboral semanal podría ser distribuido en varios días. Al final de la semana, simplemente se verificaría que se cumplieron las 24 horas correspondientes a la media jornada", explicó.

En este orden de ideas, una persona podría trabajar dos horas en un día, cuatro horan en el siguiente, y así seguir hasta completar el tiempo pactado.

La idea, en últimas, es que haya flexibilidad horaria y que se pueda pagar -y cotizar a seguridad social-, de acuerdo a esa flexibilidad horaria, respetando los mínimos y máximos fijados en la legislación laboral.

Alfredo Deluque, representante a la Cámara por el Partido de la U, es el autor de este proyecto. Le faltan dos debates para ser ley.

"No hay una sola garantía que se transgreda acá, al contrario, se reafirman todas y se da una adicional para quienes lo necesiten y acuerden, y es que pueden distribuir su horario de trabajo", añadió Deluque.

Así las cosas, se permitiría el contrato por horas para actividades puntuales, como por ejemplo, la programación de páginas web o la prestación del servicio de streaming. No se aplicaría para quienes deben tener funciones constantes. 

De otro lado, la plenaria de la Cámara también aprobó que los ministerios de Salud y Trabajo deberán reglamentar cómo serían los porcentajes de pago de salud, pensión y riesgos laborales, incluyendo cómo se distribuyen las cargas entre empleado y empleador.

Esto se dará, claro está, si el proyecto pasa su trámite en el Senado y es avalado con este artículo, que prevé tener discusiones álgidas en la cámara alta.

En todo caso, para Deluque el articulado va más allá, pues modernizaría la legislación laboral, en lo relativo al trabajo remoto o desde casa.

"Hay oficios que antes se hacían desde un cubículo, pero ahora se pueden hacer desde casa, ahorrando costos administrativos y mejorando el medio ambiente, entre otros aspectos, e incluso les permite a las personas cuidar a sus hijos o dependientes. Lo que buscamos es que puedan hacerlo sin problema y tener una vinculación laboral formal", añadió.

En su concepto, actualmente esto se permite únicamente por medio de contratos de prestación de servicios, que no les dan todas las garantías laborales a los colombianos.

El articulado pone de presente esta realidad, por lo cual fija reglas de juego claras sobre cómo debe ser el trabajo remoto, que debe incluir condiciones mínimas como acceso a internet u otros elementos claves para desarrollar las labores.

Asimismo, se permitiría pactar horarios de trabajo claros entre trabajador y empleador, de tal modo que no haya una hiperconectividad, es decir, que las personas tengan que estar conectadas 24/7.