economía

Una cuarta parte del desempleo se le debe a la pandemia

Un informe del Banco de la República hizo las cuentas. Expertos temen que no se logre la meta de reducir la desocupación a un dígito al final del cuatrienio: por debajo del 8 por ciento, como lo estima el Gobierno.


Si hay algo que preocupa en Colombia, después de estar llegando casi a los 6 meses de una pandemia que ha azotado en todo sentido a los países, es el desempleo.

Con el tema sanitario se pueden adelantar todas las acciones posibles para reducir el contagio y fortalecer los hospitales para atender a más gente en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), al tiempo que se buscan recursos para la compra de una posible vacuna cuando esté probada su eficacia. Pero el desempleo parece un punto que no es tan fácil de pisar para tomar las riendas y voltear su rumbo ascendente.

Más aún si, un informe sobre el mercado laboral presentado por el Banco de la República deja ver lo que muchos analistas venían advirtiendo: el mercado laboral andaba ya en franco deteriorio desde antes de la pandemia. El choque del coronavirus en el mercado laboral, por su rapidez y magnitud, terminó por impactar aún más las cifras. Tanto así que, varios expertos en mercado laboral temen que no sea posible lograr la meta que tiene el Gobierno, de llevar la tasa de desempleo a un dígito, por debajo del 8 por ciento al final del cuatrienio de la administración Duque, como está previsto en el Plan de Desarrollo.

Los investigadores del Banco de la República realizaron una descomposición estadística que les permitió llegar a la siguiente conclusión: "la reducción promedio del empleo en los mercados laborales evaluados fue de 25 puntos porcentuales, de los cuales, alrededor de una cuarta parte fue ocasionada directamente por las restricciones sectoriales producto de la política de aislamiento".

En el análisis presentado por el Emisor se detalla que las otras tres cuartas partes del desempleo están explicadas, tanto por el comportamiento heterogéneo de la intensidad de la enfermedad entre ciudades, como por el choque agregado negativo que sufrió la economía.

El pronóstico para el año

Lo cierto es que, hasta ahora, la destrucción de empleo ha sido generalizada. El coletazo llegó a las zonas rurales, pese a que allí se debía continuar en actividad para garantizar la siembra y cosecha de alimentos que permitieran abastecer a todo el país. En el área urbana el panorama fue aún más gris, debido a que allí se concentra la mayor parte de empresas y, en general, la vida productiva.

Se perdieron empleos asalariados y no asalariados. Los números en ese sentido no parecen tener referente alguno: entre abril de 2019 y abril de 2020 se redujeron en el país 2,6 millones de empleos asalariados y 2,7 millones de no asalariados. Esto equivale a caídas del 27,2 y 22 por ciento, respectivamente. 

Las personas que quedaron cesantes tampoco podían salir a buscar una oportunidad, por lo que empezaron a ser parte de la categoría de inactivos, una de las que el Dane tiene incluidas en la medición del comportamiento del mercado laboral.

Para mayo, cuando se empezó a hablar de reapertura gradual de algunos sectores y la gente volvió a intentar engancharse en un puesto de trabajo, aumentó levemente la cifra de ocupados, pero también los niveles de desempleo, porque la economía seguía semiparalizada, con empresas que no estaban en actividad plena, por lo tanto, la tasa de desocupación siguió estando cercana al 20 por ciento (21,4 por ciento, para ser exactos).

Con ese ritmo y, ante el alargamiento que ha tenido la cuarentena en Colombia, el estudio del Banco de la República pronóstica que la tasa de desocupación nacional en el 2020 se ubicará en un rango de 16,5 a 19,0 por ciento, con una estimación promedio de 17,7 por ciento. 

Qué dicen los analistas

Iván Jarmillo, del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, recuerda que antes de la pandemia, Colombia ya presentaba cifras de desempleo de 12,2 por ciento, muy por encima del promedio regional de America Latina y el Caribe, que era de 7,8 por ciento.

Para el experto, "en el contexto de la pandemia se ha profundizado la desocupación, y, el 19,8 por ciento en el mes de junio resulta muy superior al 13 por ciento que tiene Perú, por ejemplo, lo que refleja la mayor afectación que ha tenido el país en el mercado laboral, debido al pre-confinamiento, lo que demuestra la agudeza de los problemas estructurales del sistema laboral y dificultará alcanzar la meta del cuatrienio en materia de desempleo, que es reducirlo al 7,8 por ciento".

En el mismo sentido, Juan Carlos Guataquí, analista del mercado laboral, expresa que el desempleo es algo que crece rápido, pero se reduce despacio. Por lo tanto, "la meta de alcanzar un 8 por ciento de desempleo en el cuatrienio, probablemente era inalcanzable, incluso, antes de la pandemia".