Home

Cápsulas

Artículo

  La papa y la gasolina han sido dos fuerzas opuestas de la inflación. La primera es el producto que más ha subido de precio este año, mientras que la segunda  ha permitido que Colombia tenga una inflación inferior a la de muchos países.
La gasolina en Estados Unidos volvió a incrementar de precio. - Foto: istock

precios

Precio de la gasolina en Estados Unidos registra un nuevo récord

En Estados Unidos, los ciudadanos la están viendo difícil. El precio de la gasolina, que a su vez es el que más presiona la inflación del resto de productos que se consumen a diario (adquisición de bienes y servicio como transporte, comunicaciones, comida) volvió a subir este martes y se ubicó en 4,37 dólares, mientras que hace un año era de 2,9 dólares.

Los precios en esos niveles aplican para las estaciones de servicio en Estados Unidos alcanzaron, en donde se registra un nuevo récord este martes.

Esto sucede, mientras el presidente Joe Biden afirma que el combate a la inflación es la “principal prioridad” de su gobierno en estos momentos, en los que el mundo entero está pendiente de una posible recesión económica en ese país.

Los precios de este martes, que son los que se están pagando por un galón de 3,78 litros, fueron informados por la asociación de conductores AAA.

Con la cifra de este martes se supera el récord al que llegaron los precios del combustible el 11 de marzo pasado, luego de la invasión rusa a Ucrania y el inicio de las sanciones contra Moscú, cuando el producto se ubicó en 4,33 dólares por galón.

Andy Lipow, de Lipow Oil Associates, dijo a la agencia de noticias AFP, que “el costo de la gasolina sigue el aumento de los precios del petróleo crudo, en momentos en que el mundo busca encontrar una fuente de abastecimiento alternativa al petróleo ruso”.

En Colombia, entre tanto, pese a que el precio internacional del petróleo ha estado por las nubes, superando los 100 dólares por barril, el costo para el consumidor se ha mantenido estable. Esto se debe a que en el país existe un mecanismo de protección, a través de subsidios, para que el incremento en el precio internacional del crudo no sea trasladado al consumidor de gasolina.

Con información de AFP